7 errores imperdonables que arruinan el branding

¿Cómo se puede medir la Brand Equity de una marca desde las redes sociales?

Como todos los procesos creativos, el desarrollo del branding requiere de una justificación lo suficientemente cimentada que garantice un trabajo de calidad, a continuación se enumeran siete equivocaciones que no te puedes permitir si estás inmerso en un proceso de construcción de marca.

1. Nombre y logo inadecuados
Para denominar una marca es importante desarrollar diferentes elementos, como el eslogan y su identidad visual. Hay que desarrollar con el tiempo justo que requieren las cosas para cocinarse adecuadamente y evitar que lo trabajado resulte hasta contraproducente por no describir adecuadamente aquello que la marca quiere comunicar.

2. Branding  basado en tendencias pasajeras
Las modas van y vienen y ellas determinan las tendencias imperantes en periodos de tiempo limitados, por ello no es conveniente construir la identidad visual para una marca, organismo o persona sólo a partir de tendencias y estilos pasajeros, sino en maneras y órdenes mucho más sólidos y duraderas.

3. Rebranding sólo por moda
Una identidad de una marca consolidada no necesita buscar una transformación en su esencia. Evita el rebranding sólo por el rebranding, la imagen no puede transformarse demasiado y perder el vínculo de identidad con sus consumidores y hasta con la esencia misma de la firma.

4. Prometer  y no cumplir
Recuerda que la credibilidad es uno de los principales objetivos que debes alcanzar. La marca debe ser capaz de entregar al cliente y consumidor justo lo que ofrece, tanto en imagen, como en forma, precio y beneficios palpables de sus productos, de lo contrario, la gente se verá defraudada y hasta se puede incurrir en una falta legal.

5. Desviarse del origen y esencia de la marca
Otro error del rebranding es dirigir sus esfuerzos hacia conceptos que no describen con precisión la esencia de la marca. Toda firma tiene un origen, posee una esencia y cuenta con una historia que le describe y, sin importar los cambios que pueda tener la firma y su evolución, vale la pena tener siempre presentes estos factores para proyectarlos en su imagen final.

6. Desarrollar una identidad una marca genérica
Aunque la marca debe ser visualmente compatible con el con su esencia y el sector al que pertenece, pero tampoco es conveniente mostrar una imagen genérica, demasiado obvia o carente de una esencia mayor, aunque la simplicidad visual sea valiosa no es conveniente caer en obviedades visuales.

7. No prever una crisis de marca
Todas la marcas comete algún error, y puede que algo que no esté bajo su total control haga que se presente una situación que la ponga en una situación complicada. Hay que prever para  saber cómo reaccionar para calmar al consumidor y que este no pierda la confianza en la marca.