Segmentar es simplemente dividir un grupo en pequeños con necesidades similares, lo que no es sencillo es que la división sea correcta y que los datos sean certeros en las estrategias de las compañías, pero de lo que no hay duda es de que se trata de una práctica básica para el mercadólogo.

Por ello, presentamos por lo menos seis tipos de segmentación que el profesional del marketing está obligado a dominar.

Geográfica. Este tipo hace referencia a las personas que viven en la misma área geográfica, para llegar a ellas basta con usar los medios locales.

Demográfica. Esta atañe a la edad, sexo, estado civil, profesión… de una persona, lo que ayuda a llegar a la variables del mercado meta.

Utilización. Se basa en la frecuencia en la que el consumidor hace uso de un producto o servicio: frecuente, mediano, ligero o no usuario.

Sociocultural. En este punto, el sentido va hacia las variables sociológicas y antropológicas de las personas (clase social, valores, entre otras).

Psicológica. Esta clase de segmentación se enfoca en las cualidades internas del individuo, tales como motivaciones, percepciones o cualidades cognitivas.

Situación. Se consideran los factores de determinan la decisión de compra del consumidor, de acuerdo con situaciones especiales en la vida de las personas.

Cabe mencionar que para determinar la segmentación es básico contar con una data base cimentada y verificada, que puede servir de referencia.