6 reglas para ser un mejor jefe

Y, ¿dónde te encuentras hoy día en tu vida profesional?, ¿apenas inicias?, ¿ya eres un “Jefe” con un equipo de colaboradores bajo tu responsabilidad? ¿Ya eres Director de una gran área operativa? ¿Organizas grupos de trabajo y colaboradores temporales para el logro de tus proyectos?

Advertisement

Sin importar donde estés la complejidad en el trabajo y tus asignaciones y responsabilidades se complican cada día más y más. ¿Cómo hacen los líderes efectivos y eficientes que las cosas sucedan? Un camino a recorrer es el arte de crear compromiso en sus equipos de trabajo. Yves Morieux de Boston Consulting Group nos comparte 6 reglas para lidiar con la complejidad de los proyectos e iniciativas de las empresas. Con ellas, dice, puedes lograr que tus equipos de trabajo resuelvan los problemas sin la ayuda del jefe (o sea tú). Esto aplica en cualquier industria y en cualquier posición de trabajo.
La complejidad no es mala por sí misma, pues nos brinda oportunidades y retos, el problema estriba en cómo la atacamos.

¿Rediseñando mis procesos operativos y mis estructuras organizacionales?
No necesariamente a través de más capas de coordinación y más procesos de control se lograr lidiar con la complejidad, pues lo que acaba sucediendo es que dedicaras más tiempo a escribir reportes y organizar reuniones de trabajo que en hacer el trabajo en sí. Esto puede ocasionar que se lleven a cabo muchos esfuerzos en vano y se genere re trabajo y frustración.
Lo verdaderamente importante es crear un ambiente de trabajo excitante, cooperativo y alentador, que haga a nuestros colaboradores entender la importancia de lo que hacen y del como lo hacen y del impacto que tienen tanto sus acciones como sus no acciones y fomentar el desarrollo de soluciones creativas a retos complejos.
El usar estos principios o reglas básicas también ayuda al desarrollo personal y profesional de nuestros colaboradores.

Reglas

1. Mejorar el entendimiento de lo que los integrantes del equipo hacen.
2. Detectar y dar fuerza a la gente que tiene la capacidad de Integrar.
3. Expandir la cantidad de “poder” disponible.
4. Crear mayor necesidad de reciprocidad.
5. Que el equipo sienta la proximidad del futuro.
6. Echarle la culpa a los que no cooperan.

1. Mejorar el entendimiento de lo que los integrantes del equipo hacen.
Esto se logra a través de clarificar la metas y objetivos de cada proyecto a cada miembro del equipo, dejarles ver cuáles son los retos, las expectativas, los recursos con que contamos, con los recursos que no contamos, las restricciones a las que nos enfrentaremos. Cada quien tiene que tener claro su rol y su responsabilidad y también la de cada uno de los integrantes del proyecto.
2. Detectar y dar fuerza a la gente que tiene la capacidad de Integrar.
Identificar a la gente que funciona como integradora, esto es que en los procesos siempre podemos observar a gente que tiene que interactuar con otros equipos de trabajo y áreas y que ya tiene esa conexión y capacidad de comunicación. A esta gente hay que darle una mayor responsabilidad y autoridad. Tiene que lograr la integración e interacción completa entre el cliente y el equipo de trabajo, esta persona puede estar inclusive, del lado del cliente.
3. Expandir la cantidad de “poder” disponible.
El hacer que la gente tenga un mayor ámbito de responsabilidad que incluso vaya más allá de sus áreas habituales hace que se logre una mayor interacción y conocimiento de un proceso completo y le hace ver la importancia de lo que está llevando a cabo y del impacto que logra.
4. Crear mayor necesidad de reciprocidad.
Muchas veces al restringir los recursos de apoyo para un proceso dado obliga a buscar soluciones diferentes y mejorar la cooperación entre grupos de trabajo siempre y cuando todos entiendan que tanto los beneficios como los problemas que se generan son de todos y no nada más de quien está en la línea de batalla. Eliminar monopolios internos y silos de poder también es un arma efectiva para logar cooperación.
5. Que el equipo sienta la proximidad del futuro.
El futuro y las consecuencias de las acciones del equipo de trabajo deben de estar cerca y ser visibles. El equipo tiene que saber las fechas en las que las iniciativas o proyectos deben estar listas, el proceso de revisión del estatus debe ser frecuente y también es ideal que el equipo que trabaja en la iniciativa o proyecto, una vez terminado este, tenga responsabilidad sobre la operativa .
6. Echarle la culpa a los que no cooperan.
Multar la no cooperación de algún miembro del equipo de trabajo aun cuando no es su responsabilidad directa la situación a resolver puede ayudar a hacer ver que el éxito o fracaso del proyecto es responsabilidad de todos los integrantes del equipo.

La Cooperación No es el llevarme a todo dar con mis compañeros de trabajo , proyecto o clientes, es tomar responsabilidad y tomar en cuenta las metas y objetivos del grupo completo y actuar en consecuencia.