6 aspectos que comprueban la existencia de discriminación laboral

Todo mundo estudia una carrera técnica o una licenciatura para que al momento de terminar o en el transcurso de la misma, podamos ingresar al mercado laboral en búsqueda de mayores satisfacciones que se irán sofisticando de manera gradual conforme transcurra el tiempo.

Sin embargo cuando uno está estudiando, está lleno de ilusiones, tratando de imaginarse que estará trabajando en un gran corporativo, en una posición gerencial y percibiendo un gran salario, sin imaginarse que dichas ilusiones podrán ser bloqueadas, frustradas y aplacadas por nuestra condición social, de género, de sexo, de apariencia, religión, forma de pensar y hasta por nuestra condición económica.

Desafortunadamente seguimos padeciendo la discriminación laboral en las empresas a la hora de contratar, pues es más importante la imagen y la escuela en la que estudiaste, que las habilidades que presenten los candidatos durante el proceso de reclutamiento y selección y la verdad es que es una pena que todavía se siga dando este comportamiento que tiene falta de ética y de moral, porque puede ser que las empresas estén dejando ir a elementos con amplio potencial de talento, solo porque no estudió en una escuela particular o su imagen no es la que corresponde con la de la compañía.

Estos son los principales aspectos que demuestran que las compañías están efectuando  prácticas discriminatorias al momento de contratar:

1. Si eres moreno y bajito de estatura te descartan

Todavía ni siquiera conocemos a los candidatos, pero en cuanto llegan y están esperando en la recepción, la gente que se encarga de reclutar ya empieza a segregar y a tener juicios a priori sin siquiera darles la oportunidad de que manifiesten libremente sus habilidades durante la entrevista, tan solo por el hecho de que estamos ante una persona que tiene tez morena y es bajita de estatura, lo cual no es la imagen que la compañía quiere dar ante el resto de la comunidad social en la que se desenvuelve. A todas estas personas que son bateadas una y otra vez por diversas empresas que hacen prácticas discriminatorias, les pido que no cejen en su empeño, que no se dejen caer y al contrario, que este tipo de cosas los fortalezca más porque una vez que tienen la oportunidad de estar dentro de una organización deben demostrar cuan valiosos son y que la apariencia física por color de piel y estatura no tienen nada que ver con el desarrollo profesional que uno pueda sostener en una organización. No dejen que esto les afecte en la parte emocional porque esto si puede actuar en su contra al momento de estar frente a un reclutador.

2. En qué escuela estudiaste

Otra manera de practicar la discriminación es que al momento de definir el perfil del candidato para ocupar una vacante, las empresas señalan que sólo recibirán a personas que hayan egresado de ciertas escuelas en específico y por lo tanto candidatos que reúnen el perfil que solicitan por el solo hecho de no cumplir con el requisito de la escuela solicitada, quedan descartados de manera automática y por lo tanto tienen que buscar otras alternativas donde puedan encajar. Es una práctica muy común dentro de las empresas, sobre todo en carreras altamente especializadas.

3. Mujeres bienvenidas pero sin niños

La presión y discriminación a la que son sometidas las mujeres sigue siendo una práctica recurrente en la mayor parte de las empresas, pues todas las que sean solteras, con buena presentación y que no esté en sus planes tener hijos son bienvenidas. Pero que pasa en los casos en que están embarazadas, tienen hijos o están a punto de casarse, la respuesta es muy sencilla, simple y sencillamente no son bien recibidas al momento del proceso de reclutamiento, porque eso significa para los patrones que tarde que temprano su productividad disminuirá porque en el caso de las embarazadas el Seguro Social les expedirá un largo período de incapacidad más otro de lactancia y eso representará un costo adicional al tener que contratar a otra persona que cubra esa incapacidad.
En el caso de las mujeres que tienen niños también están en desventaja, pues la mayor parte de la gente considera que su ausentismo y permisos serán frecuentes por la atención que les tienen que brindar a sus hijos.
Y si nos vamos con las recién casadas o a punto del matrimonio, la visión de los reclutadores es que seguramente estaremos ante un probable embarazo en un corto período de tiempo por lo que las debemos descartar de inmediato del proceso de selección.

4. Con piercings, tatuajes y pelo largo más difícil la contratación

Siempre que llega alguien a una entrevista de trabajo que tiene un tatuaje muy visible, usa piercings o con el cabello largo o un corte de cabello tipo punk, seguramente quedará descartado de inmediato, porque las empresas quieren tener otro tipo de imagen dentro de su organización, que no se salga de los estándares establecidos por la sociedad y donde es más fácil asociar a este tipo de personas con delincuentes, o que pertenecen a grupos de traficantes de drogas o a tribus urbanas por su aspecto, es sinónimo de que serán discriminados en las primeras de cambio durante el proceso de selección.

5. Orientación sexual y religión también influyen

Increíblemente a estas alturas donde la libertad de culto y de libertad respecto a la sexualidad deberían haber quedado atrás, también podría significar que las compañías no te contraten, sobre todo si llega alguien con un turbante o con un atuendo que lo identifique con alguna religión que no sea la que practica la mayoría de los miembros de la organización. En el caso de las personas que son gays y que pretenden ser honestos con su orientación sexual, puede causar que la contratación se venga abajo y es por eso que tienen que esconder este tipo de cosas para que no les afecte en su contratación y de cierta manera están en lo correcto porque si se llegan a enterar los reclutadores sobre su definición de sexo o religión podrían quedar descartados del proceso de reclutamiento.

6. Compadrazgo

Otra forma de discriminar a las personas en el aspecto laboral es cuando tenemos que competir en el proceso de selección contra el recomendado de un funcionario de alta jerarquía dentro de la organización, porque ahí pues simple y sencillamente es un procedimiento de trámite donde sabemos quién será el candidato que ocupará la posición vacante, siendo esta acción un acto de discriminación.

En realidad la discriminación laboral en las empresas se sigue dando, muy a pesar de lo que señala la Constitución en términos de igualdad, pese a las campañas poco efectivas que ha efectuado el Gobierno en relación a este tema y pese a las políticas y procedimientos de ética y de valores que las empresas hacen para combatir ésta mala práctica que puede apartar y segregar a elementos con alta capacidad de desarrollo en el ámbito laboral por cuestiones de género, religión, buenas relaciones públicas, aspecto físico, mala imagen y por su apariencia. Ojalá y todos pongamos de nuestra parte para erradicar este mal que es una práctica común en los centros de trabajo, porque está en nuestras manos empezar a tomar acción al respecto o hacer como si nada pasara.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299