5 tips para balancear tu vida personal y laboral

Twitter: @carlosluer

La productividad y la eficiencia son requerimientos que se exigen constantemente en el mundo laboral. La rutina diaria puede ser tan absorbente, que muchas veces nos orilla a usar nuestro tiempo personal en función de maximizar nuestros resultados en el mundo laboral.

Tal parece que vivimos en una cultura en la que rendir más, se ha convertido en una parte inseparable de las aspiraciones profesionales de cualquiera. Exceder los resultados esperados o lograr más con menos se han convertido en mantras profesionales que persiguen incansablemente tanto empresas como empleados.

Así que no es difícil encontrarnos en situaciones en las que busquemos utilizar la mayor cantidad de tiempo, tanto dentro como fuera de la oficina, para asegurar los objetivos que nos hemos impuesto en el mundo laboral.

Y claro, todos podemos platicar de perseverar, de esforzarnos, de hacer más que los demás para sobresalir. Eso no lo discuto. Me queda claro que, alguna vez, todos hemos puesto a trabajar horas extras al hámster para vislumbrar algo más que esté a nuestro alcance realizar, en función de lograr una mejor oportunidad laboral.

Pero, la cuestión es otra. Alcanzar un balance de vida laboral y personal puede traer muchos más beneficios que si sólo nos enfocáramos en trabajar. Puede cambiar dramáticamente nuestra motivación y desarrollar aspectos que nos permitirán rendir de mejor manera en nuestra vida en general. Hay que recordar que la vida está compuesta de varias facetas y lograr un balance entre estas, conlleva una mayor satisfacción.

Pero; ¿Cómo lograr un balance entre nuestra vida personal y laboral? ¿Qué hacer para lograr lo que puede parecer una meta difícil de lograr, incluso para personas que podrían ser calificadas como competentes, organizadas, eficientes o sobresalientes? A continuación te comparto 5 tips básicos que considero te pueden servir para empezar:

1) Atiende a tu cuerpo
Definitivamente hay que comenzar por el principio. Tu cuerpo es el “vehículo” que te permite rendir en el trabajo y hacer todas las “maravillas” que haces cada día. Un cuerpo “mal administrado” va a ser un factor muy adverso para que puedas encontrar un balance en tu vida.  Encontrar la ocasión para hacer ejercicio, te ayudará a lograr mucho más en el día, ya que subirá tu nivel de energía, así como incrementará la generación de hormonas que te harán sentir mejor y te estimularán a hacer más. También puedes realizar prácticas de relajación, tales como unos minutos de meditación o manejo de respiración, para reducir el estrés. Recordemos que el estrés es el mejor amigo de las bajas de rendimiento y, por períodos prolongados, puede afectar de manera considerable la salud y por supuesto tu rendimiento. Con un cuerpo sano y con un menor nivel de estrés, habrás logrado un gran avance.

2) Prioriza tus actividades
Escribe en un papel todas las actividades que haces durante tu día y todas las que te gustaría hacer. ¿Qué tan cerca estás de hacer lo que está en esa lista? Comienza por elegir las actividades de mayor a menor importancia (las que “tienes” que hacer y las que quieres hacer). Asigna tiempos y días y comienza a trabajar una nueva agenda que incluya las actividades importantes para ti. Recuerda incluir no sólo actividades relacionadas con el trabajo, sino también con familia, amigos y crecimiento personal, entre otras.

3) Administra tu tiempo
No sólo se trata de elegir qué es lo que quieres hacer y esperar a ver qué día de la semana te viene “bien” para hacerlo. Es igual de importante tener en mente como lo vas a hacer. Esto implica organizarte. Definir qué horas vas para trabajar y qué horas vas a dedicar a las otras facetas de tu vida personal. Cualquier pretexto será “bueno” para hacerte regresar a tu vieja rutina, por lo que es muy importante que una vez que definas tu nuevo camino, te esmeres en cumplir lo que te propusiste.

4) Elimina las actividades que no generan valor
En el día se puede perder mucho tiempo en actividades que no generan valor (que desperdician el tiempo). Analiza que actividades haces que no te generan una retribución por tu tiempo. Quedarte demasiado tiempo en la oficina platicando chismes, invertir un exceso de tiempo a “surfear” el internet y cualquier otra actividad que signifique perder el tiempo. Recuerda que en la medida que optimices el uso de tu tiempo, tendrás mayor oportunidad de realizar nuevas actividades.

5) Pon tus límites
Esto implica conocer y aprovechar las políticas de tu empresa, platicar con tu jefe y asegurarte que las horas de “no oficina” las pases fuera de la oficina en actividades “diferentes” a las de la oficina. Una vez que hayas redefinido este asunto, asegúrate de cumplirlo en el 99% de los casos. El 1% lo dejamos para ser flexibles en ocasiones que realmente lo ameriten, pero fíjate en no caer en la trampa de que todos los días surja algo “inminente” que te obligue a romper tu tiempo personal.

Estos son los 5 tips que considero más importantes para balancear tu vida personal y profesional. Recuerda que una vida plena y exitosa es la suma del desarrollo cada una de tus facetas como persona. El trabajo es el medio que te debe dar los recursos para desarrollar las demás. Comparte tus opiniones en este espacio y sígueme en @carlosluer. Nos seguimos leyendo por aquí.

Compartir
Artículo anteriorLas cartas y sus efectos virales en Internet
Artículo siguienteEl poder de la curiosidad que aprendimos de un cubo
Profesional de Marketing, Brand Management y Licensing a nivel internacional, con experiencia en manejo de marcas globales en múltiples categorías, canales y plataformas. *Las columnas de opinión reflejan el pensar individual y gustos personales de los columnistas, los cuales no necesariamente son compartidos por el equipo Merca2.0.