5 Razones por las que las tarjetas de presentación siguen vigentes… y 1 consejo

Business meeting at office lobby, people sitting on sofa changing business cards.

Sí, vivimos en la era digital y casi todo lo que hacemos relacionado con trabajo o negocios lo hacemos de forma digital: enviar y recibir correo, firmar contratos, incluso asistir a juntas. Pero la tarjeta de presentación es una de esas cosas que no han sido reemplazadas por lo digital, ni lo serán en un buen rato. Siguen siendo una de las formas más efectivas de hacer networking, es decir, de establecer redes de contactos profesionales ¿por qué?

  1. El intercambio de información digital es impersonal. El networking se trata de hacer conexiones genuinas con otros. Enviar tu información de contacto por mensaje de texto o correo electrónico de urgencia es a veces la única opción que tenemos, pero también es muy impersonal. El contacto visual y la conversación es la verdadera forma de establecer una relación. De acuerdo con Jonatan Long, CEO de la firma Market Domination Media y articulista de la revista Entrepeneur, “Dos personas con sus ojos enterrados en sus teléfonos tecleando no están creando ninguna memoria significativa del encuentro. Es mejor transferir la información de tu tarjeta de presentación a tu teléfono después de tener una conversación”.
  2. Son la herramienta más efectiva y directa de hacer marketing. Las herramientas digitales son muy útiles, pero todavía no han llegado a ser tan efectivas como el contacto personal o un apretón de manos seguido de un intercambio de tarjetas. “Son una extensión de tu marca”, afirma Felicia Tsung, socia de marketing para la imprenta en línea Signazon.com y autora del blog de la empresa.
  3. Son la primera impresión que le gente se lleva de tu marca. Una tarjeta de presentación memorable no sirve para dar tu dirección de correo y teléfono, también dejan una impresión en quien la recibe sobre ti y tu empresa. “Son una manera de distinguirte de la competencia”, afirma Tsung.
  4. La gente enseña y comparte las tarjetas creativas. Son objetos con los que se queda la gente, por lo que se puede decir que tu marca también se queda con ellos. “Si entregas una tarjeta creativa que crea una buena primera impresión, es probable que esa persona se la enseñe a otras, presentándote a ti y a tu marca ante prospectos adicionales”, dice Long.
  5. Demuestran que estás preparado(a). Pasar tus datos de contacto en una servilleta o quedarte sin batería  en el celular para pasarlos por mensaje de texto NO es profesional. Es más probable que la gente haga negocios con alguien que simplemente saca su tarjeta a que lo haga con alguien que tarda minutos en encontrar una pluma para escribir. En palabras de Long, “Demostrar que estás preparado en todo momento es un gran indicador de que eres profesional”.

Y ahora, un consejo: Lleva tarjetas contigo siempre. En tu cartera, en tu bolso, en la funda de tu computadora. Al trabajo, a reuniones de negocios, pero también al cine y al teatro, incluso al parque o al gimnasio. Recuerda que “déjame darte mi tarjeta” es la llave más efectiva para abrir las puertas de la conversación.