Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

5 razones por las que definir tu EVP debe ser prioridad este año

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Para hablar del EVP, tendríamos que hablar de Employer branding antes.

Employer branding o marca empleadora se trata de, precisamente, cómo se percibe la marca o el corporativo de marcas como empleador, hacia adentro y hacia afuera. Pero, ojo, lo importante es que ya no solo es un tema que importa para conseguir al mejor talento, también es algo que importa y es revelador para todos los públicos de interés; sobre todo para el cliente potencial. A mí me gusta describirlo como el uso creativo y estratégico tanto de herramientas y técnicas de comunicación, recursos humanos y marketing, para lograr grandes objetivos de insideout branding.

Hoy, una buena campaña de employer branding trasciende fronteras e impacta de triple banda en diferentes aristas de la marca. Un gran ejemplo es esta campaña de Heineken de hace ya varios años:

Pareciera que esto es nuevo, sin embargo, nace en Estados Unidos en los 60s y llega a popularizarse en los 80s en otros países. Hoy, muchas empresas han tomado aún más conciencia e invierten mucho más en estos temas, cada vez haciéndolo mejor.

Sabemos bien que hoy el talento que está allá afuera, no solo piensa en emprender como una gran opción, sino que puede tener mucha información del employer branding de las empresas e irse con la más atractiva. En fin, ahora bien, el EVP, ¿qué es eso? En inglés es el Employee Value Proposition, o sea, la propuesta de valor de la marca empleadora. El EVP es ese core esencial en el que se plantean los beneficios, experiencia, talentos,engagement y crecimiento que tu marca ofrece a diferencia de las otras, debe ser único y difícil de imitar. ¿Cómo definirlo?

Se tiene que fusionar como en la siguiente imagen;
a) “Tu imagen externa”, la cual debe ser
creíble.
b) “Lo que el talento quiere” que debe ser atractivo, y por último,
c) “Tu identidad interna” que debe ser verdadera. Lo que queda justo en medio sería tu EVP, que como ya
mencionaba debe ser distinto y muy, pero muy sexy. Es importante señalar que hoy en día
hay mucha comunicación presumiendo el EVP de las empresas, pero muchas veces o no
es creíble o la gente entra a trabajar y se da cuenta de que era falso; eso es lo peor que se
puede hacer.

Bien, ahora sí, por fin, los 5 motivos para tener tu EVP ¡YA!

1. Dueñes y buenos resultados. En crisis como la que hoy vivimos, cada colaborador
es un tomador de decisiones, y quieres tener al mejor talento tomando decisiones y
a los que ya están contigo, haciéndolo con la mayor dueñes posible. Así es, uno de
los máximos fines del employer branding y en general del insideout branding es
lograr que la gente no solo se sienta plena y le guste hacer lo que hace, sino que
sienta que la marca, la empresa es suya, precisamente que actúe con dueñes.

2. Capta al mejor talento. Definitivamente así nació el employer branding en la
famosa guerra del talento. Sin embargo, hoy hay muchos factores más allá de que
elijan trabajar contigo, debe ir más allá, deben comulgar con tu cultura para que
realmente la vivan para que idealmente, se elijan de forma recíproca.

3. Fideliza a tu talento actual y al talento futuro. No solo lo aterrices y lo cumplas,
sino vívelo y asegúrate que sea una gran experiencia. Tener el EVP definido te
ayudará a plantear mejor las estrategias de acciones y comunicación interna,
combinada con endomarketing y employee experience. Si lo aplicas bien, el talento
lo presumirá y tú también, y serás la marca favorita para trabajar de otras personas,
en su mente siempre desearán trabajar contigo.

4. Plantea un road map para el talento. Hay muchos beneficios, no solo los tangibles
que serán parte de la médula de tu EVP y que te desmarcan de la competencia. Por
ejemplo: el desarrollo de liderazgo, la oportunidad de crecimiento, capacitación
constante, vivir los valores y la cultura, promover el trabajo en equipo, las decisiones
bien tomadas, la libertad creativa, etc.

5. Haz que la gente ame su trabajo. Si la gente ama, o al menos va con ganas a
trabajar, ya tienes un gran avance, no es fácil pero es la meta. De ahí o de la mano,
piensa en todos los parámetros que pueden girar alrededor de la cultura, desde
temas de reconocimiento, motivación y retroalimentación, pasando por el famoso
onboarding y el knowledge management, pasando por la filosofía y sus normas y
forma de vida, así como las historias y ritos dentro de la empresa, las leyendas,
héroes, celebraciones, hasta forma de agradecimiento a los que nos dejan y por
último, el liderazgo, ética, espacios y artefactos.

Y si quieren saber qué tanto hacen de employer branding o cómo está su marca respecto a
ello, los invito a entrar acá y descubrirlo:https://bit.ly/3rAaOWQ
Comentarios, dudas y reclamaciones: arturo@birth.mx

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados