5 razones para limitar el uso de las redes sociales

En muchas ocasiones dedicamos más tiempo a la vida digital que a la personal o profesional, impactando de manera negativa en nuestra productividad.

branding personal

Hoy en día las redes sociales se han vuelto parte de nuestra vida diaria, es tanto que, según el último estudio de Digital in 2017 Global Overview, pasamos en promedio 5 horas conectados a internet en computadoras de escritorio y casi 4 horas al día en un dispositivo móvil.

A pesar de que las redes sociales son una herramienta para intercambiar información también causan un impacto negativo en la productividad de las personas ya que según un estudio elaborado por Learnstuff.com, 1 de cada 10 trabajadores pasa más tiempo en internet que trabajando. También reveló que los trabajadores interrumpen su actividad laboral cada 10.5 minutos para utilizar sus perfiles sociales ya sea para tuitear, actualizar su estado en Facebook o enviar mensajes, lo que implica que tarde 23 minutos en regresar al trabajo.

Pero, ¿qué beneficios podrías recibir al alejarte de las redes sociales? Matt D’Avella, minimalista, cineasta y podcaster, realizó una desintoxicación de las redes sociales por un mes compartiendo su experiencia en el video de YouTube titulado “Dejé las redes sociales durante 30 días”, inspirando a personas alrededor del mundo a hacer el mismo experimento y descubrir por ellos mismos qué efectos causan en sus vidas.

Entre los beneficios están:

1. Mayor productividad: al pasar menos tiempo en la pantalla se libera el tiempo para realizar otras tareas, planificar mejor el día y trabajar de manera más eficiente enfocándose en lo que se tiene que hacer.

2. Adquirir hábitos más saludables: el tener más tiempo libre para otras actividades y mejor claridad mental abre la posibilidad de modificar nuestros hábitos como leer más, hacer ejercicio, meditar incluso dormir más tiempo al no mirar la pantalla brillante justo antes de acostarse.

3. Mejorar la concentración: un estudio de la Universidad de Maryland (EE. UU.) descubrió que las personas que se desconectan de todo tipo de tecnología por solo un día logran una mayor concentración y una mejor calidad de vida. El Dr. John Swartzberg explica que “el simple hecho de desconectarse no cambiará tu vida, pero dedicar el tiempo libre de aplicaciones digitales a cultivar tus relaciones y practicar actividades que disfrutes sí podría mejorar tu calidad de vida”.

4. Fortalecer las relaciones personales: al buscar otros medios para comunicarse, la convivencia con las personas que nos rodean se vuelve más “real” pues hablar con ellas por teléfono o disfrutando un café provoca mayor cercanía.

5. Mayor conciencia de uno mismo: en el video Break The Twitch, el YouTuber Anthony explica que esa sensación que se experimenta cuando se “necesita” revisar el teléfono se llama “The Twitch” (la contracción) y al volverse sensible y consciente de ello, genera que se revise menos el móvil; además de entender que lo más importante es lo que está pasando frente a nosotros en ese momento.

Sin embargo, las redes sociales son un mal necesario, pues en la mayoría de los trabajos se utilizan como un recurso para la comunicación interna y externa que no nos permite abandonarlas completamente, pero lo que sí podemos hacer es designar horas al día sin la tecnología, limitar el tiempo de uso de las redes sociales, depurar nuestros perfiles para priorizar la información que nos llega y cambiar el tipo de notificaciones que recibimos.