Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

German Rivera

5 miedos con los que generalmente convive un empleado

Las amenazas infundadas son saltos emocionales que sufre un trabajador por falta de confianza en sí mismo y que como consecuencia producen temores dentro del ámbito laboral, puesto que tienen que vivir con esa situación durante gran parte de su jornada de trabajo y que con el tiempo pueden llegar a ejercer un buen control para apaciguarlos, pero también los miedos pueden provocar estrés, ansiedad, traumas y daños emocionales cuyos efectos en un individuo pueden ser irreversibles.

Las amenazas infundadas son saltos emocionales que sufre un trabajador por falta de confianza en sí mismo y que como consecuencia producen temores dentro del ámbito laboral, puesto que tienen que vivir con esa situación durante gran parte de su jornada de trabajo y que con el tiempo pueden llegar a ejercer un buen control para apaciguarlos, pero también los miedos pueden provocar estrés, ansiedad, traumas y daños emocionales cuyos efectos en un individuo pueden ser irreversibles.

La mejor manera de evitar los miedos en el aspecto laboral, sin lugar a duda es confiar en el trabajo que desarrollamos, pero si detectamos que existe algún miedo que pueda perturbar nuestra rutina de trabajo, sin lugar a dudas debemos primero reconocer que existe un miedo y segundo, desarrollar una estrategia efectiva para lograr superar el miedo y con ello dar un paso firme rumbo al éxito deseado.

La inteligencia emocional será el factor clave que nos ayude a salir de nuestros miedos, pues mantener el autocontrol, empatía, motivación y paciencia en todo momento, demostrará que tenemos un espíritu indomable para salir adelante, superando así cualquier obstáculo que se nos presente; estos pueden ser algunos de los miedos a los que estamos expuestos dentro del ámbito laboral y que es una condición natural del ser humano:

1. A perder el trabajo

Hay personas que todos los días se la pasan con una terrible ansiedad porque solo están pensando que los van a despedir, sin tener un fundamento que sustente esta posición y, puesto que no confían en su manera de trabajar, esto les resta concentración, se distraen con facilidad y es cuando comienzan a presentarse errores tras errores. Cuando existe la incertidumbre y la falsa expectativa de perder el empleo merma la capacidad del trabajador y tarde o temprano esta condición si puede ser la causa de la salida del empleado por bajo desempeño.

2. Al jefe

Mejor no opinar y quedarse callados para no exponer nuestras ideas por temor al jefe y entonces preferimos que se pierda la comunicación y que no exista el mínimo de confianza que se requiere para establecer una relación entre jefe y subordinado, que es vital para el funcionamiento y desarrollo de un empleado dentro de un departamento no es la mejor decisión. No hay porque temerle a un jefe por más despiadado que éste sea, pues si trabajamos de manera adecuada y eficiente, no habrá manera en que puedan argumentar un bajo rendimiento, que a la postre podría costarnos el empleo.

3. A ser promovido

Otro de los temores a los que se tiene que enfrentar un empleado es a la promoción a una nueva posición dentro de una empresa, algo que siempre se está buscando, pero cuando llega la oportunidad de ascender, vienen las dudas sobre si podremos con la carga de trabajo, con las nuevas actividades, con nuevas responsabilidades y el temor a quedar mal ante la oportunidad que nos están brindando y que nos hemos ganado a pulso. Por lo general la gente que le tiene miedo al fracaso es la que termina triunfando y siendo exitosa.

4. Al cambio

La gente termina aguantando y haciendo cosas que no quiere hacer, porque no hay de otra y entonces no tiene gusto ni pasión por el trabajo que está desempeñando, debido a esto, simple y sencillamente prefieren estar en un lugar seguro, donde no tienen que sacrificar tiempo y esfuerzo y es preferible quedarse en ese puesto de trabajo que buscar nuevas opciones donde podrían estar ganando mejor y disfrutando de las actividades laborales; sin embargo la pérdida de la comodidad y el miedo a enfrentarse con nuevas cosas los paraliza y prefieren quedarse en la zona de confort que explorar nuevas alternativas.

5. A tomar malas decisiones

Cómo abundan las personas que le huyen a tomar decisiones por miedo a equivocarse con la falsa expectativa de que al transferir el riesgo de la toma de decisión a otra persona lo liberará de una responsabilidad que solo les correspondía a ellos. Tomar una buena o mala decisión es parte de la vida laboral y de ello vamos aprendiendo sobre la marcha, por supuesto que hay decisiones que pueden poner en riesgo la marcha de un negocio y tienen que ser muy bien pensadas para que sea un riesgo lo suficientemente calculado y no pueda afectar de manera importante a la organización. La gente que tiene miedo a la toma de decisiones no puede ocupar cargos gerenciales o de dirección, porque simple y sencillamente es una función primordial en dichas posiciones.

El miedo es el peor enemigo de los empleados; cuando se vive con miedo no vamos a tener ningún tipo de avance, por el contrario, el miedo nos paralizará, nos desconcentrará y nos mantendrá lejos de nuestros objetivos. Al único miedo que le debemos temer es al fracaso. Ser exitosos no es lo más importante, es lo único que nos llevará a enormes alturas.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados