Los puntos de venta son espacios para la creatividad y hay al menos cinco ejemplo que demuestran lo anterior.

1. Tiendas convertidas en posadas
La cadena de tiendas K-Supermarket lo demostró al convertir a sus tiendas en posadas para que los habitantes de Finlandia pudieran dormir a un lado de sus refrigeradores o sobre sus pasillos, esto debido a la ola de calor que afecta al país.

Esta ocurrencia surgió a raíz de escuchar comentarios en broma de los clientes, quienes sugerían la apertura de los puntos de venta para poder pasar la noche, hasta que la responsable de operaciones de la cadena, llevó al extremo la filosofía de siempre responder a las peticiones de los consumidores.

2. Tiendas convertidas en salones de clases
Apple Store ha usado muchos de sus puntos de venta como salones de clases, que pueden ser localizadas con base en la ubicación de los consumidores y la tienda más cercana o el tipo de cursos que desean tomar, como un laboratorio de fotografía con Chase Jarvis, curso que es ofrecido en su sucursal de México.

3. Espacios convertidos en centros de distribución
Sam’s Club anunció el cierre de al menos 63 de sus tiendas en Estados Unidos, para convertirlos en centro de distribución, en un momento en que muchos de estos espacios han tenido que evolucionar ante los cambios de patrones de consumo, donde la experiencia online se fortalece.

4. Pop-up stores inmersivas
Como parte de una campaña publicitaria de Ford, la marca automotriz lanzó una tienda pop-up que utiliza tecnología de realidad virtual, con la que se pone en uso la tecnología de alerta con la que cuenta la automotriz.

5. Lugares para comer
Tiffany & Co. convirtió una parte de su icónica tienda en la Quinta Avenida en cafetería, con lo que amplió su experiencia de marca a un nuevo espacio que motivó la relación de la marca con los consumidores.