5 hábitos que dañan tu marca personal frente a tu jefe

Las acciones que realizas tienen un impacto directo en tu branding personal, éstas pueden ser favorables o ser percibidas como inaceptables, por ello es importante estar conscientes de ellas para evitar que te perjudiquen profesionalmente.

Día a día construyes tu marca personal a través de tus acciones, hábitos y valores, pero cuando estos juegan en tu contra, tu imagen y proyección se ven afectadas, lo que puede perjudicar directamente tu carrera profesional.

En palabras de Katherine Brooks, Directora Ejecutiva de la Oficina de Desarrollo Personal en la Universidad Wake Forest Estados Unidos, “el efecto acumulativo de los malos hábitos, con el tiempo, puede provocar un despido; además predispone a encontrar más defectos en tus responsabilidades”.

Por consecuencia, la manera en que te perciben los demás, principalmente tu jefe, se puede ver afectada pues das a entender que eres un trabajador poco profesional, irresponsable, poco comprometido y falto de confianza.

Para evitar esto, te describo algunos hábitos que perjudican tu marca personal y sobre los cuáles puedes trabajar en caso de que presentes alguno:

!. Falta de compromiso: cuando haces tu trabajo con desinterés se nota; en cambio, cuando das lo mejor de ti en cada proyecto, contribuyes a tu éxito personal y al de tu empresa.

2. Quejarte todo el tiempo: distingue las quejas que realmente son importantes. Hazles frente con iniciativa y demuéstrale a tu jefe que puede confiar en ti para resolverlo

3. Mala ortografía: tu ortografía y redacción son parte de tu imagen. Sé efectivo cuando redactes documentos, así tu jefe no tendrá que corregirte constantemente.

4. Ser grosero: el tener una actitud negativa o conflictiva, afecta tus relaciones laborales. Es mejor tratar a los demás como quisieras ser tratado.

5. Hacer el trabajo incompleto: al entregar un trabajo así, te ves poco profesional y luces como una persona irresponsable; además, puedes ocasionar que el proyecto en el que participas se retrase.

No olvides que tus hábitos hablan por ti, realiza una autoevaluación y detecta aquellos que no te están beneficiando. Recuerda que siempre puedes sacar tu mejor versión para seguir contribuyendo a construir y consolidar el branding personal que deseas.