Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

German Rivera

5 frases que pueden desmotivar a un empleado

Ser jefe no es una tarea fácil, pues se adquiere una enorme responsabilidad, porque además de lidiar con sus problemas, también lo tendrá que hacer con los de sus subordinados y evitar expresiones que, de antemano, esté seguro de puedan herir los sentimientos de los empleados y estos terminen en una desmotivación laboral, en falta de reconocimiento y posiblemente en una renuncia por parte de alguno de los miembros del equipo.

Ser jefe no es una tarea fácil, pues se adquiere una enorme responsabilidad, porque además de lidiar con sus problemas, también lo tendrá que hacer con los de sus subordinados y evitar expresiones que, de antemano, esté seguro de puedan herir los sentimientos de los empleados y estos terminen en una desmotivación laboral, en falta de reconocimiento y posiblemente en una renuncia por parte de alguno de los miembros del equipo.

Hay lugares donde ni siquiera el jefe es capaz de llamar al empleado por su nombre y utiliza expresiones que denigran a la persona, pero al tratarse del jefe y con tal de conservar el trabajo, pues tienen que aguantarse y seguir así hasta conseguir el respeto y admiración por parte del mismo.

Otra circunstancia que debemos observar al momento de comunicar una situación a alguno de los miembros del equipo, es conocer el momento por el que estamos pasando, porque seguramente si estamos de mal humor, seremos proclives a utilizar una terminología que pueda causar un daño en la motivación del empleado, por lo que es mejor dejar pasar un poco de tiempo, tranquilizarnos y ahora sí poder charlar de manera clara y sin agresiones con el subordinado.

A continuación proporciono una lista de frases que de manera común emiten los jefes a sus subordinados, causando un daño en la motivación de estos:

1. Para eso te pagan

Si un jefe no quiere reconocer que alguno de los integrantes del equipo está haciendo las cosas de manera correcta, quiere destacar, entrega sus reportes a tiempo, es ordenado y no da problemas, la peor frase que puede emitir en relación a esta clase de empleados es el comentar que para eso le pagan, cuando lo que debería hacer es precisamente el reconocimiento ante empleados que están dando todo por lograr sus objetivos y sobre todo haciendo bien las cosas en beneficio de la empresa.

2. No vez que estoy muy ocupado, no puedo atenderte

La gente que se considera líder, siempre tendrá tiempo suficiente para atender cualquier circunstancia que se le vaya presentando en el camino, sin embargo, hay jefes que lejos de mejorar la comunicación con sus subordinados la empeoran, pues siempre tienen cerrada su puerta y nunca pueden atender a nadie, o cuando alguien se les acerca para preguntar alguna duda en relación a alguna tarea pendiente, siempre saldrán con el clásico, ahora no puedo atenderte, lo vemos más tarde, soluciónalo tú y no me des más problemas de los que ya tengo. Pero cuando salen mal las cosas, lo primero que mencionan es: porque no me preguntaste, esto se podía resolver de una manera muy fácil, para lo otra pregúntame antes de entregar algo que no he revisado.

3. Si no puedes le digo a otra persona que te ayude

En un afán de ejercer mayor presión sobre el subordinado, hay jefes que directamente sueltan la expresión: “Puedes o le digo a otra persona que te ayude”, lo cual evidentemente influirá en la parte emocional del trabajador, al sentirse ofendido por la manera en que se está dirigiendo el jefe y sobre todo denostando su falta de capacidad.

4. Problemas otra vez

Cuando las cosas no marchan como el jefe quiere, puede llamar la atención de manera recurrente a un empleado e insinuarle si no puede hacer bien su trabajo y señalándole si es que no puede hacer nada bien, inclusive hasta llevando el conteo de las veces que se ha equivocado en el último mes.

5. Si no te gusta cómo te hablo la puerta es muy grande

Cuando un jefe quiere hacer sentir su poder y no quiere tomar en cuenta las opiniones e ideas de sus colaboradores, la mejor forma de hacerlo será mediante regaños continuos, gritándole a los miembros del equipo y cuando alguno de ellos quiera contradecirlo, lo retará y le dirá que si no le gusta cómo se están dando las cosas en el departamento, pues simple y sencillamente que renuncie, tome sus cosas y se vaya, pues la puerta es muy grande y habrá gente esperando para ocupar su lugar.

La diferencia entre ser líder y jefe consistirá en el debido manejo del cargo que se ostente, pues el jefe por lo general querrá manifestar su poderío y dominio a través del cargo, mientras que el líder ejercerá un rol distinto que genere simbiosis en vez de permear perversidad para pegarle en el aspecto emocional a los miembros del equipo y pueda mantener un control absoluto que sea inquebrantable.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados