5 formas de innovar en el diseño de etiquetas

La etiqueta de un producto puede ser un artefacto sagrado para algunas marcas, y por lo tanto, factores intocables en cuanto a diseño, con rebrandings esporádicos que pocas veces se atreven a realizar cambios radicales, sin embargo, se puede jugar con el uso y diseño de la etiqueta de nuestros productos sin necesidad de profanar la imagen de nuestra marca.

1.- Personalización

Share a Coke es el ejemplo más famoso, sin embargo, estrategias similares han sido implementadas ya por otras marcas, como en el caso de Nutella, marca que en punto de venta puso a disposición distintas etiquetas para personalizar el producto.

2.- Versatilidad

¿Para qué tener una etiqueta si se pueden tener muchas? La campaña de It’s Mine de Diet Coke se basa en una estrategia implementada primeramente por Coca Cola Israel, que con la ayuda de un software llamado Mosaic, permitió imprimir etiquetas únicas variando el uso de patrones, por medio de escalado y variaciones en el color y forma. 

3.- Interacción

Puede ser también una oportunidad de aprovechar el proceso de gamificación que se está viviendo en nuestra sociedad, implementando pequeños juegos, como en el caso de estas etiquetas origami:

Origami etiquetas

4.- Integración

Etiquetas que se complementan y llaman la atención en el punto de venta, con diseños que se integran cuando se encuentran en conjunto:

Etiquetas vino

5.- Valor agregado

La etiqueta moño de Coca Cola es un ejemplo de valor agregado a la etiqueta, ya que permite ahorrar (e incluso reciclar al omitir el uso de un moño real), además de brindar un elemento para compartir, parte central de las campañas de marketing de la marca:

Coca Cola Etiqueta