5 estrategias que Obama enseñó a los publirelacionistas

El presidente Barack Obama interrumpió la última conferencia de prensa de la Casa Blanca y su acción se convirtió en un importante recordatorio de las claves usadas en en su estrategia de relaciones públicas.

La interrupción de Obama en la última conferencia de prensa de la Casa Blanca:

Relación con las instituciones

El mensaje de Obama fortaleció la institución de la Casa Blanca, debido a que su marca personal se extendió en toda la familia con la primera dama, Michelle y sus hijas como influenciadoras no solo para las marcas que mostraban, sino por el tipo de actividades con el que se relacionaban, pues recordemos que la primera dama fortaleció su marca personal con la participación en actividades que difundían la actividad física y promovían la inclusión educativa de las niñas, modificando la relación de la ciudadanía con la institución de la Casa Blanca y la percepción que lograron con una institución política y de gobierno desde un relación humana.

Relación con la prensa

En la última conferencia de prensa de la Casa Blanca, el presidente Obama apareció de manera sorpresiva en un acto que marcó la relación entre prensa y el mandatario, enfocando en todo momento la atención en su hechos positivos, como ocurrió con sus vacaciones por el parque nacional de Yellowstone, acompañado de toda su familia, convirtiéndose en un interesante episodio en el que la prensa no solo logró cubrir su jornada por el parque y entender a la familia presidencial desde un escenario común, se convirtió en una oportunidad para la generación de contenidos como ocurrió con National Geographic y su apuesta en ese momento en la realización de un video 360.

Reacciones tras su acción:

El presidente como producto

La asociación positiva que el presidente encontró con las personalidades del medio no solo logró abonó en su triunfo en la elección de 2008, marcó el triunfo en su reelección de 2012, logrando empatar la calidad de su imagen personal, con el efecto halo, que explica como un producto se beneficia desde la publicidad, cuando se asocia con la imagen positiva de una celebridad, por ejemplo.

Para ello no hace falta publicidad, solo fue necesario ver los reportes de prensa que se interesaron por trascender las donaciones que personalidades como el director Steven Spielberg o el actor George Clooney hicieron en su campaña de reelección.

Aprobación

Hasta el primero de enero de 2017 el trabajo de Obama era aprobado por el 57 por ciento de los estadounidenses encuestados por Gallup, tarea nada fácil sobre todo en el punto final de una administración federal. Lograr estos resultados plantea a los equipos del presidente contar con objetivos que trabajan en la imagen del mandatario como ocurrió con la última decisión de impacto de su administración, al anunciar la salida de 35 funcionarios rusos, tras haber advertido la interferencia de este gobierno en las elecciones presidenciales.

Estrategia de contenido
La marca Obama se convirtió en una estrategia de contenidos para los medios que recurrían a sus apariciones como una oportunidad de generar programas especiales y captar en mayor porcentaje, el interés de las audiencias, quienes lograban empatar aún más con los valores y acciones de la familia Obama.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299