5 ejemplos de neuromarketing que forman parte de nuestra vida cotidiana

Internacional.– Se calcula que alrededor del 90 por ciento de las decisiones del consumidor se originan por motivaciones metaconcientes, de acuerdo con Néstor Braidot, experto en neuromarketing.

Notas relacionadas:
Cátedra Heineken muestra los primeros resultados de sus estudios de neuromarketing
¿Qué es el neuromarketing? 3 definiciones
Tendencias vs Neuromarketing

El término neuromarketing surge de la combinación de la neurociencia con la mercadotecnia, lo que significa que es una práctica que estudia el comportamiento del consumidor por medio de sus emociones, motivaciones y percepciones con el fin de enfocar las estrategias de marketing al perfil adecuado.

Como resultado, nuestro día a día se encuentra saturado de los efectos de esta ciencia. Conoce cinco ejemplos que te dejarán sorprendido.

Los carros del supermercado
Los grandes establecimientos ofrecen un carro para poder trasladarse por el lugar fácilmente; sin embargo, su trasfondo es poder llevar más para incrementar el consumo.

El olfato
En tiendas de autoservicio y perfumerías, por ejemplo sucede todo el tiempo, pues una perfumería siempre tiene un aroma a limpio además de las fragancias que se exponen. Lo mismo sucede con los hornos de los supermercados que son colocados estratégicamente para que el olor a pan recién hecho se propague por el lugar.

La localización
La ubicación de los productos es esencial para guiar al consumidor a donde las marcas lo desean. Un ejemplo muy conocido es el proceso de las tiendas Ikea, las cuales ofrecen un recorrido por todo el lugar para que todos los artículos sean vistos por todos los cliente.

El precio
Una pregunta muy frecuente, ¿por qué la mayoría de los precios terminan en 0.99? La respuesta es muy sencilla, nuestro cerebro captan un precio más barato, aunque en el fondo sabemos que no lo es. Este centavo de diferencia logra incrementar las ventas de una manera sorprendente.

El sentido auditivo
En casi todas las tiendas hay música de fondo, cuyo género varía dependiendo del lugar y esto es porque cada empresa tiene un objetivo. Por ejemplo, un supermercado utiliza música tranquila para ocasionar que el consumidor pase más tiempo ahí, mientras que en lugares de moda se transmiten melodías con más ritmo en donde la gente se siente a gusto y tienen la sensación de diversión.

Como podemos ver, el neuromarketing basa muchos de sus elementos en los cinco sentidos , ya que el poder que tienen sobre los humanos es inigualable.