Ya sea a través de plataformas como Netflix, YouTube y Amazon Prime Video o desde redes sociales como Facebook, Instagram, TikTok o Twitter, el consumo de video no para de crecer y por ello debe ser seguido de cerca por la industria del marketing y la publicidad.

Sabemos que producto del distanciamiento social millones de personas permanecen más tiempo en sus casas, lo que se ha reflejado en el cambio de sus hábitos de consumo, uno de ellos es el incremento de visualización de contenidos en video.

Al respecto, una encuesta realizada por GlobalWebIndex sobre el impacto del coronavirus en el consumo de medios a nivel mundial, revela que 51 por ciento de las personas incrementó el tiempo que invierte viendo contenidos en Netflix, Amazon Prime Video y Disney+, entre otros servicios, mientras que un 14 por ciento ha aumentado la cantidad de videos que crea para YouTube y TikTok, entre otras plataformas.

Pero, el efecto coronavirus sólo ha acelerado una tendencia que viene ya desde hace al menos un año. Así lo revelan algunos diversos reportes, por eso les compartimos algunos datos que serán de ayuda para tener un contexto sobre cómo se mueve el consumo de video.

Internet supera a la televisión

No por ingresos publicitarios, sino en tiempo que invierten las personas en estos medios. De acuerdo con datos de Zenith Media, durante 2019, el consumo promedio online se situó en los 170 minutos diarios por persona, mientras que el de televisión se ubicó en 167 minutos.

Ojo con los live streams

En las últimas semanas hemos visto como Instagram, Facebook, YouTube y TikTok han lanzado mejoras en sus plataformas para ofrecer a los usuarios una mejor experiencia para realizar live streams. Bueno, además del contexto que todos vivimos, todas y cada una de ellas saben que el consumo y producción de este tipo de contenidos sigue creciendo. Sólo durante el año pasado, los usuarios de internet vieron más de mil 100 millones de horas de videos en vivo, según StreamElements.

El video streaming y live stream dominará

Se advierte cómo es que ha crecido la demanda de contenidos en plataformas como Netflix, YouTube, Amazon Prime Video, Disney+ e incluso en Facebook y Twitter, lo que ha llevado a que se reduzca la calidad de los videos para evitar un colapso. Bueno, esto no parará de crece incluso después del coronavirus, sólo para este año se estima que el consumo de datos de vídeo desde dispositivos móviles supere los 22.9 millones de terabytes por mes, de acuerdo con Cisco Systems.

Las marcas lo saben y se suman

A medida que los usuarios se congregan en torno a este tipo de contenidos, las marcas deberán acudir a ellos para lograr captar la atención de sus públicos objetivo. Al respecto, datos de Social Media Examiner señalan que más de 35 por ciento de los especialistas en marketing usan live streams como parte de su estrategia.

Lo tienen que hacer ahora

Las marcas que no lo hagan perderán relevancia. Sólo basta con ver lo que dicen las proyecciones de Go-Global, que apuntan que para fines de 2020, se espera que la transmisión en vivo represente el 82 por ciento de todo el tráfico de Internet. Esto tiene sentido se se considera que, de acuerdo con datos de IAB, el 52 por ciento de los espectadores de live streams prefieren contenido gratuito con publicidad en lugar de contenido de suscripción; o que el 82 por ciento de las personas prefieren ver videos en vivo de una marca sobre publicaciones ‘normales’ en las redes sociales, según Livestream.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299