x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

5 Cambios para transformarte de empleado a emprendedor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Si llevas varios años trabajando como empleado dentro de una empresa, es importante que adoptes nuevos hábitos de pensamiento y actividades.
260x221-Columnistas-Viviana Alcocer

Emprender… una experiencia con altibajos que todos debiéramos experimentar en algún momento de nuestra vida, donde podemos aprender y descubrir nuestro potencial así como sentir una gran satisfacción por iniciar un negocio e incluso crear empleos. Puede ser que necesites tener un ingreso adicional, te quedaste sin trabajo o tus necesidades personales te requieren tener mayor flexibilidad del uso de tu tiempo, en fin, pueden ser muchas las razones para emprender. 

Lo que es un hecho es que si llevas varios años trabajando como empleado dentro de una empresa, es importante que adoptes nuevos hábitos de pensamiento y actividades ya que emprender es un cambio de vida significativo. Te comparto algunos de los cambios más significativos:

  1. Crea una visión para aportar valor y resolver problemas – Cuando eres empleado, la misma compañía define la estrategia y eres parte de un ecosistema que tiene su propio ritmo. Cuando emprendes, creas una visión y defines metas a corto, mediano y largo plazo. Ten mucha claridad de qué problema vas a resolver y cómo vas a aportar valor a tu cliente. Comparte la visión con tus aliados continuamente (inversores, empleados, socios). Tu serás quien lleve el barco y defina la ruta. Siente pasión por tu negocio pero sé objetivo y cuando tengas que priorizar proyectos e innovaciones, evalúa viabilidad, factibilidad y qué tanto desea el cliente la solución. 
  1. Fortalece la toma de decisiones y acepta que habrá fracasos en el camino – Sé enfocado, flexible y positivo. En ocasiones tendrás que tomar decisiones con información incompleta. Sé consciente tanto de tu sabiduría como creatividad interna, las cuales junto con tu experiencia y habilidades, te ayudarán a crear tus propias reglas para la toma de decisiones. Este proceso puede hacerte sentir temeroso e incómodo; aprende a sentirte cómodo con lo incómodo y acepta que para ganar en ocasiones hay que fracasar. Considera tener un sistema para detectar los fracasos y aprender de ellos y así con cada intento estar más cerca de la solución. Steve Jobs estaba convencido de que la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no triunfan es la perseverancia. Mark Zuckerberg dice que el mayor riesgo es no tomar ningún riesgo… en un mundo tan cambiante, la única estrategia que está garantizada para fallar es no tomar riesgos. 

Así que en vez de pensar ¿qué pasaría si fallo?,  mejor piensa ¿qué pasaría si no lo intento? Recuerda que vida sólo hay una y en muchas ocasiones, el fracaso es parte de la victoria. Desarrolla resiliencia y la capacidad de tolerar dificultades y frustración para superar los obstáculos que vayas encontrando a lo largo de tu vida.

  1. Optimiza el uso de tus recursos personales (dinero y tiempo): Cuando eres empleado intercambias tu tiempo por dinero. Los recursos necesarios para manejar el negocio los provee la empresa y no salen de tu bolsa. Aunque tu ingreso puede estar limitado por bandas de sueldo, recursos humanos, o políticas internas, sabes que tendrás dinero cada mes y mientras te alcance para cubrir tus gastos y ahorro, podrás gastar el excedente en lo que quieras. 

Como emprendedor intercambias tu productos y servicios por dinero.  Para iniciar debes tener un capital de arranque, ahorro y un sistema de control de gastos implementado. Cada mes debes ir a buscar nuevos clientes o nuevos negocios con clientes ya existentes, lo cual hace que el ritmo de ingresos no sea tan constante y te obligue a planear para la época de “vacas flacas”. El flujo de efectivo es un aspecto crítico para la supervivencia de tu negocio, por lo que debes revisar los números constantemente y cuando aceptes un proyecto pensar en el flujo de efectivo y no sólo en la venta o facturación.

En cuanto a tu tiempo, como emprendedor empiezas como generalista pero conforme vayas creciendo deberás tener claridad de qué puedes delegar a empleados o contratar a un profesional. Considera que aunque tu no ejecutes alguna actividad, eres responsable de todo lo que pasa en tu empresa. Sé estratégico, planea el uso de tus recursos a largo plazo y no los desperdicies.

  1. Invierte continuamente en tu aprendizaje y desarrollo: Como empleado, tu posición tiene una descripción de puesto y competencias requeridas. Cuando la empresa invierte en el desarrollo de sus empleados, tienes capacitación para cumplir con los requerimientos. 

Cuando eres emprendedor, los clientes te buscarán tanto por ser un experto en el tema como para recibir un buen producto y experiencia. Así que tu aprendizaje debe considerar tanto tu área de expertise así como seguir desarrollando las competencias necesarias para llevar una empresa (liderazgo, finanzas, temas de innovación, networking, etc). Tanto las experiencias, como proyectos, certificaciones y lectura continua, son una gran oportunidad para aprender y seguirte desarrollando. En este punto tener un mentor o coach que te apoyen con el emprendimiento, puede ser de gran utilidad para ahorrarte caídas y así alcanzar tus objetivos en menos tiempo, ajustando la estrategia y ejecución como se vaya necesitando.

  1. Haz un network diverso y proactivo: Cuando eres empleado, la mayoría de tu network está dentro de la empresa donde trabajas y en ocasiones le puedes dar poca importancia a unirte a asociaciones o estar activo en redes sociales como LinkedIn. También puede ser que no busques actividades extra laborales para evitar quitar más tiempo a tu vida personal. Sin embargo cuando eres emprendedor será fundamental que diseñes una estrategia de network en la cual consideres a otras personas con objetivos similares a los tuyos. Busca a otros emprendedores y empresarios, sal de tu zona de confort y provoca colaboraciones que te abran las puertas y te generen posibilidades. Esta actividad puede dar grandes retornos a tu negocio, priorízala y disfrútala.

Es muy probable que en un inicio sólo pienses, sueñes y hables de tu negocio… ¡Todo el día estarás pensando en él, en cómo crecer, innovar y llegar a más clientes! Vive el proceso con pasión y cuida tanto tu salud como energía para que no te agotes o te frustres demasiado si no obtienes los resultados esperados desde un inicio. La constancia y perseverancia pueden darte grandes resultados a mediano y largo plazo. ¡Recuerda disfrutar el proceso mientras logras tus objetivos!

¿Estás emprendiendo? Escríbeme para conocer mi programa de Desarrollo para Emprendedores en vivianaalcocer.consulting@gmail.com

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados