5 beneficios de ingresar al mercado laboral antes de concluir la universidad

Cuando estamos por terminar los primeros semestres de la carrera, se nos viene el dilema de tomar la decisión de empezar a trabajar o mejor dedicarle el 100 por ciento a la escuela para no bajar nuestro promedio escolar que también es importante cuando mostramos este dato en nuestro currículum. La decisión no es fácil, pero si pretendes generar una diferencia importante en tu vida profesional, te recomiendo que adaptes tus horarios para estudiar y trabajar antes de concluir los estudios de licenciatura, porque aquí podría estar la clave entre estar peregrinando de empresa en empresa para saber cuál te dará la oportunidad de tu primer empleo o postularte por vacantes que requieran personal con experiencia y por supuesto con una mejor remuneración.

La principal preocupación para tomar una decisión trascendental como lo es trabajar y estudiar durante la universidad es la administración del tiempo, porque siempre estamos dudosos si realmente nos alcanzará el tiempo para darle calidad tanto al servicio que prestaremos en una empresa, como al tiempo que le vamos a invertir a los estudios sin que exista una baja de rendimiento en nuestro historial académico y sobre todo que el dinero que vayamos a percibir no nos arrastre a dejar la escuela antes de concluir la licenciatura.

A continuación señalo los máximos beneficios que podemos tener al ingresar al mercado laboral cuando aún estamos estudiando la licenciatura:

1. Obtener experiencia

El problema más grave al que se están enfrentando los jóvenes recién egresados de las diversas carreras universitarias, sin lugar a dudas es la falta de experiencia y esto se debe a que prefieren dedicarle tiempo completo a los estudios que combinar escuela y trabajo. Tal vez existan carreras donde no haya tiempo para dedicarlo al trabajo, pero carreras como Economía, Finanzas, Contaduría, Administración, Psicología, Mercadotecnia, Publicidad, Ingeniería, Arquitectura, Medicina y Odontología por mencionar algunas, perfectamente se puede combinar el trabajo con el estudio. Existen compañías donde se pueden hacer prácticas profesionales, algunas otras ofrecen puestos de becarios y la mayoría de despachos de consultoría ofrecen esquemas de medio tiempo y son lugares donde tal vez la paga no sea buena, pero la experiencia que te deja un despacho de consultoría es invaluable.

2. Ayudar en el pago de la colegiatura

Ahora que ya estás obteniendo ingresos mientras estudias, la carga financiera de la colegiatura no deberá quedar en los padres de familia, ahora será el tiempo en que podamos contribuir con el pago de nuestra colegiatura, compra de materiales escolares y en una de esas, hasta en ropa y algún gasto recurrente en la casa como luz, teléfono, agua, renta, comida, limpieza, internet y hasta para la televisión de paga. Esto también nos va formando en lo personal, porque nos irá haciendo más responsables en la forma en que administremos nuestros ingresos.

3. Te da una ventaja competitiva

Cuando estudias y trabajas conseguirás habilidades diferentes al resto de tus compañeros que únicamente se dedican a la escuela, pues la práctica hace al maestro y si aunado a la experiencia laboral también te permite establecer contacto con personas que más adelante puedan marcar una diferencia en tu vida profesional, no hay forma de dudar de que tomamos la decisión correcta de empezar a laborar mientras terminamos la licenciatura. Además en las universidades no establecerás mejores casos prácticos como los que tendrás que afrontar en las empresas.

4. Empiezas a tener referencias laborales

Es de suma importancia empezar con el pie derecho en los primeros trabajos donde nos logremos colocar, porque si nos queremos postular para una mejor posición y con mejores ingresos, los reclutadores ya contarán con un antecedente y podrán solicitar referencias laborales con nuestros jefes anteriores y si dejamos buena impresión nos recomendarán sin dudarlo.

5. Entiendes mejor los conceptos de la escuela

Otro de los beneficios de trabajar mientras terminas la carrera, es que se comprenden mucho mejor los conceptos que imparten los profesores en las aulas, pues al poner los conocimientos en práctica ya no tienes que imaginarte lo que te están enseñando en los salones de clase.

Cuando estudiamos y trabajamos al mismo tiempo durante la carrera universitaria, es muy importante mantener un equilibrio en relación a la importancia que debemos brindar a nuestros estudios y al trabajo, pues ambas cosas son muy importantes en nuestro futuro profesional, porque los cimientos los dará la escuela y la experiencia que necesitamos la brindará la práctica profesional dentro de las empresas. La prioridad en estas instancias debe ser la escuela y por lo tanto debemos buscar empleos con horarios que nos permitan combinar ambas actividades. El reto es enorme, pero hay que afrontarlo, porque esto nos ayudará a madurar con mayor rapidez desde el punto de vista profesional y podría ser la diferencia entre ser un triunfador o quedarse hundido en la mediocridad por no haber tomado una buena decisión a tiempo.