4 errores que pueden resultar fatales en el punto de venta

Son diversas las razones por las que una empresa fracasa, pero emprendedores encuestados por el Instituto del Fracaso coincidieron en que el 41 por ciento de ellas fracasó por un punto de venta no adecuado, el 33 por ciento por un mercado meta mal seleccionado y finalmente el 29 por ciento por tener un precio no adecuado.

Advertisement

También el punto de venta digital es relevante. Cadenas como JCPenney’s han advertido el cierre del 30 por ciento de sus tiendas para este año, en un movimiento reportado por Cowen & Co. y que ha sido confirmado por el propio CEO de la compañía, Marvin Ellison, quien ha reconocido la disminución en la demanda dentro de sus tiendas y el creciente interés en los hábitos del consumidor por experiencias digitales como la compra de productos a través de estas plataformas.

Es decir, los estrategas y las marcas deberían concentrarse en mejorar las características del POP, especialmente si se cometen errores como los siguientes cuatro:

Atender qué se dice en la mezcla de anuncios con stands

El ejemplo más desastroso lo protagonizó Walmart, cuando fue criticada en Estados Unidos por promocionar armas de fuego como artículos de regreso a clases.  “Apodérate del año escolar como un héroe”, colocaron en un anuncio encima de una caja de cristal llena de armas.

Cuidado con los precios

La pequeña empresa Arteli, puso en la mesa un error de sintaxis en el que ofertaron “Todos los desodorantes Axe por 39.90 pesos” y el consumidor Carlos Rocha P. (como se identifica en redes sociales) aprovechó el error y se llevó 235 latas de aerosol del desodorante, por dicha cantidad.

Este punto lo han tocado incluso tiendas como Bodega Aurrerá y en punto de venta digital se ha dado el mismo fenómeno, por lo que es importante que las compañías atiendan la falla.

Respuesta a los consumidores

Soriana padeció la estrategia de Alan Estrada, quien caminó por los pasillos de la tienda buscando un error en los precios y lo encontró, se percató que los bultos de croquetas para perro de 25 kilos tenían un costo de 18.50 pesos por pieza. De manera que se llevó 18 costales de alimento por un precio total de 333 pesos.

Sin embargo, el punto central en este caso no fue la “hazaña” sino que el consumidor obtuvo una pésima respuesta de la compañía, que alegó “políticas de la empresa” para evitar la compra. En tanto, el consumidor fue alabado en redes sociales por su astucia para resolver el caso.

Así, resulta vital que las firmas tengan un plan de contingencia en estos casos, mejor aún, que eviten a toda costa cometer errores de esta índole.