Instagram cuenta con poco más de 104.7 millones de usuarios y se espera que durante este año se añadan 1.6 millones. Su relevancia se ha acrecentado aún más debido a la problemática de Facebook y Cambridge Analytica.

Sin embargo, no es sólo esa razón de su auge entre diversas generaciones de usuarios. Los estrategas detrás de la plataforma han sabido integrar elementos de marketing claves. Instagram es actualmente mucho más que una simple plataforma para subir fotografías, ahora puedes crear encuestas, escribir historias, realizar transmisiones en vivo, crear boomerang, divertirte con sus característicos superzoom, tomar videos tipo rewind, y hacer un pequeño stop motion.

La respuesta de la red social a las necesidades de sus usuarios ha sido atinada, tal como demuestran las preguntas en las stories de Instagram. Estas, por sí solas, integran elementos del marketing que las han convertido un éxito en el mercado.

Interactividad. Los stickers de preguntas suponen un paso más en la búsqueda de interactividad con los seguidores. La comunicación humana es el ejemplo más básico de este elemento, pero en este caso el usuario se olvida de que el intermediario es Instagram y el más beneficiado, por supuesto. La red social se vuelve un medio para interactuar con mayor privacidad e impacto en la experiencia del usuario.

Nostalgia. En este caso los stickers remiten a una especie de “chismógrafo” en la escuela de generaciones como los Millennials, por lo que utilizaron magistralmente la nostalgia. Esta genera sensaciones que laten en el interior del consumidor, ya sea sonidos, olores, imágenes, sabores, entre otros sentimientos del pasado aplicados en productos o servicios actuales; y recrea vínculos emocionales con la marca, no los genera, los reaparece.

Viralidad. Finalmente, el tema recibió un impulso importante desde la viralidad que adquirió en otras redes sociales, al

No es nuevo, sí mejorado. Las preguntas recuerdan a Ask.com así que algunos usuarios de este buscador están familiarizados con el procedimiento, pero Instagram hace lo mismo que empresas como Apple, no descubre “el hilo negro”, pero mejora una característica que ha funcionado durante años.

Además de todo esto, la plataforma descubrió que gracias a esta nueva función las respuestas aparecen dentro de la Storie en sí por lo que elimina la posibilidad de que la bandeja de mensajes se llene con las respuestas.