A medida que el mundo busca incorporarse a la ‘nueva normalidad’, las marcas están haciendo lo propio a través de diversas estrategias de comunicación y marketing con la que buscan estimular el regreso del consumido a los establecimientos y, a las compras.

Sin embargo, uno de los retos que advierten los especialistas es el de recuperar su confianza. Es claro que hoy las personas serán más cautas a la hora de gastar, la economía global y la personal no está para hacer derroches, pensarán más en qué es benéfico y qué responde a sus necesidades, antes que a sus gustos.

En ese sentido, lo que antes era una premisa, hoy será una regla de oro; ganar la confianza del consumidor es vital para mejorar las garantías de éxito de negocio.

Al respecto, vale la pena recordar datos de Incaval, los cuales destacan que la confianza que el consumidor expresa por una marca o empresa es un elemento que genera el 40 por ciento de las decisiones de compra. En ese sentido, Michelle Manafy, directora editorial de Digital Content Next, en un artículo para Inc., propone cuatro enfoques de marketing inteligente a tener en cuenta al tratar de restaurar la confianza del consumidor.

Replantear el distanciamiento social

Para la experta, aunque el impacto de Covid-19 ha sido profundo, para algunas marcas (y no solo para las que venden papel higiénico), habrá una oportunidad real de salir de esta difícil situación. En ese sentido, propone ensalzar las virtudes de los espacios abiertos, así como mantenerse en sintonía con las preocupaciones de los clientes y comunicar un plan claro para proponer una solución, todo en conjunto, será fundamental para el éxito. Tomemos como ejemplo lo que están haciendo Starbucks y Burger King, no sólo demostraron hacer algo para luchar contra el coronavirus, después se mantuvieron a flote y hoy le buscan comunicar al consumidor que ofrecen un entorno seguro y confiable para atenderlos.

Reconocer el trabajo

En muchos países uno de los grandes desafíos es el desempleo y la inseguridad laboral, esto se refleja en la confianza del consumidor, uno que se sentirá inclinado a postergar grandes compras, como los automóviles o productos que antes entraban dentro de sus prioridades (o gustos culposos) y que hoy estarán fuera de sus listas. En ese sentido, la clave será posicionar a su marca como una mano amiga fuerte y confiable, pues eso ayudará a los clientes a asumir gastos mayores con mayor confianza. Veamos cómo lo está haciendo Hyundai que está ofreciendo en Estados Unidos un seguro de desempleo de hasta seis meses.

Fomentar la confianza del consumidor

Suena fácil, pero nadie sabe la fórmula mágica. Sin embargo, aquí jugará un papel muy importante la labor que han hecho las marcas durante los últimos meses, diversos especialistas han advertido que a medida que enteremos a ‘la nueva normalidad’, los clientes premiarán a las marcas que sienten que se comportan de manera socialmente responsable y se están reconectando con empresas locales de confianza. Marcas globales como Nike lo han entendido, pero en este punto los negocios pequeños, los que lograron mantenerse con vida y establecieron una relación de cercanía con los consumidores saldrán fortalecidos.

Enfatizar la seguridad

Los restaurantes han sido increíblemente afectados por la pandemia. Al considerar la posibilidad de salir a cenar nuevamente, los consumidores necesitarán una considerable seguridad de que pueden tener fe en sus restaurantes favoritos. Hoy vemos los planes de McDonald’s e incluso los de Apple (en el sector tecnológico) en ambos casos se le busca dejar claro a los consumidores que las medidas de salud e higiene son para su propia seguridad; hoy también vemos que en los países donde ya han abierto establecimiento, la gente ha acudido a los establecimientos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299