3 tips para integrar rentabilidad social (SROI) en estrategias de marketing

Todos los mercadólogos conocemos los conceptos con sus siglas en inglés  Return on investment (ROI) y Return on marketing investment (ROMI) son conceptos básicos para los mercadólogos. 

Return on investment (ROI) El retorno de inversión que tiene una empresa sobre sus inversiones.

Return on marketing investment (ROMI) El retorno derivado de la inversión de marketing. 

Sin embargo en esta nueva década donde en el mundo y en nuestro país hace falta voltear a ver problemas sociales y ayudarnos como ciudadanos debemos como mercadólogos en nuestros procesos de planeación incluir en todo momento estrategias que apoyen también problemáticas sociales que hagan sentido con el giro de nuestra marca. 

Por eso es muy importante que integremos el concepto Social Return on Investment (SROI) a nuestra estrategia del 2020. 

Esto podría llegar a sonar contradictorio; sobre todo porque el tema más álgido en marketing siempre  ha sido el retorno real que muchas veces no se ve representado tan palpable en el  posicionamiento, o en ventas reales que sea derivado de las actividades de marketing. 

Lo que muchas ocasiones he escuchado cuando integras tu estrategia de marca a temas de responsabilidad social mucha gente que no está familiarizada con este tema comentan: ¡Es una moda¡,  ¡Solo sirve para evadir impuestos!, ¡Es muy costoso¡, ¡Solamente aplica a grandes empresas! Entre otras frases, y no es así. 

Me gustaría citar este párrafo del Dr. Humberto Muñoz Grandé que comenta “Se ha demostrado que existe una relación directamente proporcional, por ejemplo, entre la RS y la productividad explicada a partir de acciones inducidas de RS que generan cambios positivos en el clima laboral. De esta forma, hemos demostrado que la RS es rentable, pero quedarnos ahí sería simplificar injustamente sus alcances”.

Entonces partiendo de esto ¿Cómo integrar una estrategia de rentabilidad social a nuestra estrategia de marca sin perdernos en el camino? 

Aquí les dejo tres tips que pueden ayudar a integrar la estrategia de rentabilidad social y que exista un beneficio para la marca, para los colaboradores y para la sociedad. 

1.- Definir la problemática social que se va a abordar. 

Se debe definir una problemática social que aborde alguno de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, que tenga relación con la industria que se atiende para poder aportar mejor.  

2.- Definir las métricas de éxito de la problemática que se va a abordar. 

Para este punto si hay que investigar mucho más a detalle y definir una o dos métricas máximo para que sea alcanzable y real. Muchas veces se definen más de dos y muchas veces son irreales  y cuesta mucho trabajo alcanzarlas. Por ejemplo: Si la problemática es la pobreza extrema, identificar alguna zona rural y hacer una encuesta antes y otra después en temas de desnutrición que es uno de los parámetros que miden la pobreza extrema.

3.- Definir el período de medición y medirlo para revisar resultados. 

Ponerse un tiempo para revisar los avances y si en ese tiempo no hay resultados claros re-definir si es necesario plantear alguna otra métrica o problemática. Cabe señalar que algunas problemáticas sociales se debe de invertir mucho más tiempo que otras por eso es muy importante definirlas bien desde el principio. 

¿Qué otro tip se les ocurre? 

loading...