3 razones por las que hacer menos te ayudará a lograr más

Estamos plagados de gente influyente, empresarios de alto rendimiento y “gurús” que promocionan las virtudes de una productividad a toda costa. Incluso, parecería que sólo hablar de los métodos para ser más productivo, pueden ser más importantes que los resultados que podemos obtener con ellos.

Hoy más que nunca es muy importante entender la productividad, el éxito y la capacidad de logro desde un punto de vista holístico, que trascienda la simple capacidad de hacer más en menos tiempo.

Si tú piensas que esforzarte más, durante más horas producirá (por consecuencia) un mayor éxito, puede que no estés del todo bien.

Cuando estamos constantemente al máximo, es difícil practicar la atención plena, la cual es muy importante para tener claridad en las decisiones que tomamos. Además, el ocio podría parecer un lujo demasiado caro, como para podérnoslo permitir, quitándonos así la posibilidad de disfrute, esparcimiento y descanso. Esto, irremediablemente nos llevará a sufrir de agotamiento y, como con cualquier “maquinaria”, llega un punto de esfuerzo en el que el desgaste cobra la factura y el rendimiento comienza a decrecer.

Mi intención no es pregonar una receta más para producir logros y resultados. Lo que propongo es que te plantees el ritmo con el que manejas tu vida y cómo lo vinculas a tu productividad y rendimiento. A veces, saber hacer menos puede hacer la diferencia en la magnitud de tus logros y en la calidad de vida que se deriva de los mismos.

A continuación, menciono tres razones por las que saber desacelerar y hacer menos en realidad puede ayudarte a lograr más, a mejorar tu sentido de satisfacción y crear una vida más balaceada:

1. Tendrás mayor claridad

¿Cuál es el punto de apurarse si vas en la dirección equivocada? Demasiadas personas trabajan incansablemente por un camino que, de entrada, no les dará los resultados que están buscando. Es como un ratón en la rueda de su jaula; trabaja y trabaja todo el día, pero no va a ningún lado.

Reduce la velocidad y haz tiempo para la claridad. No puedes ver a dónde vas si estás demasiado ocupado corriendo con la cabeza agachada. Para remediar esto, programa una hora cada semana para “auto observarse”. Reflexiona sobre tus intenciones y observa los desafíos u oportunidades que se están presentando. Piensa en qué funciona, qué no y en dónde conviene que concentres tu energía, de manera cotidiana.

2. Vas a tomar mejores decisiones

Haciendo menos te generará más tiempo para descansar y meditar, así como para reducir el estrés mental. Cuando tu mente no está corriendo (de forma autómata), es mucho más fácil percibir y absorber información valiosa, evaluar las circunstancias y tomar buenas decisiones.

Piénsalo de esta manera: Si el éxito requiere tomar buenas decisiones y reducir la velocidad te ayuda a tomar mejores decisiones, entonces considera cómo puedes darle un mayor espacio a hacer menos. Esto no significa dejar de hacer cosas que después te pasarán la factura no haberlas hecho, sino que realmente se trata de saber trabajar mejor, invertir menos tiempo en las actividades que consumen más tiempo y producen menos beneficios.

3. Simplificarás tu vida

Déjame preguntarte: ¿Qué es lo más importante que quieres hacer? Sea lo que sea, enfoca toda tu energía en esas cosas. El tema no está en saber enfocar tu energía y hacer el máximo esfuerzo. El verdadero tema está en que realmente puedas identificar a qué le quieres dedicar tu tiempo y energía.
Hay que saber simplificar las cosas y reducirlas a lo que realmente más importa. En realidad, no hay ningún problema en decir no a las personas o las cosas que no te sirvan.

En la medida en la que sepas discernir entre lo que reamente te aporta y lo que no, sabrás a qué destinarle tu energía y tu tiempo. De esta forma podrás llevar una vida más simple, tranquila y placentera. Los logros llegarán y el concepto de éxito cobrará un significado completamente nuevo para ti.

Estos son las 3 principales razones por las que considero que hacer menos te puede llevar a lograr más. ¿Conoces otras razones que consideres importantes? Te invito a que me sigas leyendo en este espacio y a que me sigas en Twitter en @carlosluer. ¡Recuerda dejarme tus comentarios! Nos seguimos leyendo por aquí.