3 museos que nos recuerdan la influencia del marketing en estos días

La influencia del marketing está cada vez más presente en los estilos de vida de los consumidores, ya no solo determinando preferencias de consumo o lanzamiento de productos, también se ha convertido en un modelo de negocio que ayuda a la creación, como veremos en esta nota, de museos.

Un primer museo que llama la atención se encuentra en Chennai, India, donde las obras son intervenidas, dando la impresión de interactuar con los visitantes y motivando a que estos se tomen una selfie con las ilustraciones de fondo.

Esta estrategia nos recuerda que en el mercado del arte, los museos más visitados a nivel mundial fueron el Louvre de París, seguido del British Museum y el Metropolitan Museum of Art, esto según cifras de The Art Newspaper, Website (museus.gov.br) y Artnet.

La estrategia del museo de Chennai nos recuerda una importante polémica generada a nivel mundial por el uso de selfie sticks, debido a que atribuían su uso al interior de estos lugares con incidentes e incluso posibles daños a las obras, debido a las implicaciones que tiene su uso.

De hecho, un estudio revelado por Priceonomics en 2014, señaló que entre las fatalidades más comunes por tomarse una selfie estaban las caídas desde las alturas, ahogamiento, accidentes en el tren, muertes por armas de fuego e incluso incidentes con granadas; choques aéreos, accidentes automovilísticos y a causa de un animal.

Otro museo que tiene que ver con la influencia del marketing en nuestro día a día es el museo del oso Teddy en Japón.

El lugar se encuentra repleto de osos de este personaje que se ha convertido en una estrategia clave del merchandising y la industria del juguete en el mundo, participando de ventas de muñecos que en 2015 alcanzaron 2.58 mil millones de dólares por este concepto, según la Toy Industry Association.

Un tercer museo se creo inspirado en un personaje que además de historia, es clave en la industria de la animación, el juguete y la publicidad.

Se trata del museo de Snoopy, un perrito animado que se abrió en Roppongi, Japón, haciéndonos recordar la importante colaboración que logró con marcas como Metlife y el merchandising gracias a la serie de Charlie Brown.