3 cosas que sí y 3 que no debes considerar al hacer neuromarketing

El profesional del marketing sabe que entre 80 y 90 por ciento de las decisiones de compra se toman de manera inconsciente, según cifras publicadas en el artículo How Customers Thinks.

Por ello, conoce la relevancia del neuromarketing y el cuidado de la estrategia. Así, el mercadólogo debe conocer los siguientes aspectos.

LO QUE SÍ

  1. Invierte en videos. Una encuesta realizada por Wyzowl, mostró que el 80 por ciento de los consultados dijo que prefería el contenido en video en una página web.
  2. Enfócate en las emociones. El especialista e investigador en neuromarketing y neuro-innovación, Jürgen Klaric, reveló que hay tres tipos de cerebro relacionados con el proceso de compra: racional, emocional y -según sus palabras- el que más vende: supervivencia. Según el especialista, la gente no compra por motivos racionales, compra por motivos emocionales.
  3. Ve más allá de lo lógico. Dos de las universidades más prestigiosas del mundo (según el Ranking Mundial Académico de Universidades 2016, realizado por la Universidad de Shanghái), Harvard y Yale, revelaron en un estudio que el 95 por ciento de las decisiones del consumidor no son racionales, es decir no tienen una explicación aparente, lo que hace efectiva la implementación del neuromarketing.

LO QUE NO

  1. Cualquiera que sea el estímulo no debe durar mucho tiempo, ya que el autor Juan Carlos Mejía dice en “La guía avanzada del community manager” una acción duradera puede fatigar, pero tampoco debe ser un lapso demasiado corto porque se perderá la atención del consumidor.
  2. Evita que la vista tenga poca relevancia, pues 83 por ciento de la publicidad sólo es capaz de estimular la vista, aunque este sentido está expuesto a más de 200 impactos publicitarios al día por consumidor, según el Institute on Asian Consumer Insights, difundidos en el libro “Buyology”.
  3. Aleja del proceso de compra las palabras “pagar” o “gastar”, en su lugar promueve términos como “llevar a casa” o “meter al carrito”, esto ayudará al consumidor a adquirir el producto o servicio sin culpa.