3 cambios que debes promover para revertir una situación adversa en tu empresa

Promover un cambio en una empresa conlleva siempre riesgos, en mayor o menor medida. Cada decisión puede poner en juego cuantiosas cantidades de dinero, empleos y muchas vidas relacionadas que dependen de mantener esos empleos y las empresas que los crearon.

Impulsar un cambio en situaciones adversas puede ser mucho más complejo, ya que no solo se deben considerar los factores que comúnmente se deben considerar para tomar decisiones, sino que entran otros adicionales, tales como el ánimo de los empleados y las restricciones de algunos recursos pueden influir más de lo que muchos tomadores de decisiones preferirían.

Si te encuentras dentro de un proceso de cambio (por voluntad propia, o no) aquí hay tres ideas básicas que puedes considerar para transformar una situación adversa en tu empresa en un cambio positivo y favorable (en la mayoría de los casos):

ACTITUD

La actitud es donde todo comienza, empezando por ti. Si vas a emprender el viaje más difícil para mejorar las cosas, es mejor que comiences con la convicción de que vale la pena dedicar el tiempo y hacer el viaje. Necesitas más que una justificación; necesitas un nivel de entusiasmo, confianza y compromiso que sea completamente contagioso, junto con una pasión implacable y un sentido de urgencia demostrable. Si no crees ferozmente en el sueño y en un futuro mejor, no podrás convencer a nadie para que se una a tu cruzada. Necesitas proceder como si el éxito fuera inevitable, apuntando alto y disparando a las estrellas. De lo contrario, no vale la pena la sangre, el sudor y las lágrimas que invertirás.

ACCIÓN

Una vez que sabes hacia dónde te diriges, tienes que ocuparte. La acción es lo que da vida al plan. Decidir un curso es bueno pero insuficiente. La acción inmediata es absolutamente esencial. No puedes ganar una carrera con la boca. La gente presta mucha más atención a lo que haces que a lo que dices que vas a hacer. Cuando haces las cosas bien, tus acciones hablan tan fuerte que no hay necesidad de escuchar lo que has dicho y eso es especialmente una buena noticia en estos días porque nadie escucha nada de todos modos. Ellos aprenden observando y haciendo, y tú tienes que dirigir el cargo de manera personal y consistente.

Tus acciones deben estar bien enfocadas, definidas claramente y cuidadosamente medidas, diciéndole a tu gente qué se espera de ellos y qué sacrificios se requerirán para lograr lo que se necesita hacer.

RECONOCIMIENTO

El reconocimiento se basa básicamente en la idea de que hoy nadie hace nada importante por sí mismo y es fundamental que, desde el principio, aprecies y reconozcas los esfuerzos, las acciones y los logros de cada miembro de tu equipo. Recuerda que, la gratitud silenciosa no es apreciada por nadie y que las personas están dispuestas a ser guiadas en un viaje incierto siempre que crean que no van a ir solos, que sus líderes están a su lado y que el proceso, en última instancia, los llevará a un lugar mejor.

Estas son sólo algunas de las claves que considero de mucha utilidad al tratar de transformar una situación adversa en un cambio positivo. ¿Qué otras consideras importantes? Te invito a que me sigas leyendo en este espacio y a que me sigas en Twitter en @carlosluer. ¡Recuerda dejarme tus comentarios! Nos seguimos leyendo por aquí.