14 mil pesos: el precio de la funda que cuesta más que un iPhone 6

Imagen: Flickr

Un case para iPhone 6 de piedritas de cristal y piel imitación a la de iguana tiene un precio de 14 mil 374 pesos ¿La razón? es de la marca Dolce & Gabbana (precio consultado en Luisaviaroma).

En portales como Amazon México, el iPhone 6 tiene un precio de 13 mil 199 pesos.

La firma italiana registró en 2012 un valor de marca de dos mil 301 millones de dólares, colocándose por detrás de Gucci, Giorgio Armani y Prada, de acuerdo a MPP Consulting.

Esta no es la primera vez que una marca de moda implementa su estrategia de marketing con la venta de accesorios para teléfonos inteligentes, de hecho, la relación entre marcas de lujo y tecnológicas es una estrategia de marketing que funciona a favor de la imagen de ambas.

Ejemplo de ello es la asociación entre Hermès y Apple, para el lanzamiento de un iWatch intervenido por la marca de lujo y que logró que este obtuviera un valor, en su versión simple, de 18 mil pesos según una oferta de Ebay con este producto.

Las claves de marketing para las marcas de lujo son la calidad artesanal, exclusividad y diseño único a través de piezas que son replicadas por otras industrias como la de fast fashion, que interpreta en accesorios y prendas las versiones originales de estas grandes marcas.

El marketing en moda es una estrategia que se extiende en marcas, tiendas, conceptos como el retail y alianzas exitosas como la que se construido con el sector tecnológico y no solamente para lanzar productos al mercado que combinen ambos mundos, sino para comunicarse con los consumidores a través de las redes sociales.

De hecho, la adopción de redes sociales por parte de las marcas de moda dentro de Estados Unidos (2015) fue de 99 por ciento para Facebook, 96 por ciento en Instagram, 94 por ciento en Twitter y 87 por ciento en YouTube, de acuerdo a estimados de L2.

El marketing en moda ya no solo se trata de originalidad en la experiencia que se ofrece al consumidor, ahora es transformarse para estar en un contexto digital, donde la prevalencia y adopción de tecnología está definiendo a consumidores que demandan interactuar con las marcas a través de las redes sociales.