10 mitos (desmontados) de la búsqueda de empleo

A la hora de buscar un puesto de trabajo, son muchos los consejos y sugerencias que se hacen para tratar de optar con las mayores probabilidades… o eso es lo que se piensa, pues entre tantas tendencias y prácticas, se van creando mitos  que se repiten de candidato a candidato sin reparar a pensar en su lógica.

Notas relacionadas:
Infografía: 10 simpáticas descripciones que los solicitantes de empleo pusieron en su CV
5 errores que te pueden costar el empleo
10 empleos que están en peligro de extinción

Entre estos mitos, la web Workpolis ha catalogado y desmontado los que considera son los 10 principales, según comenta su editor en jefe, Peter Harris, quien se ha saturado de escucharlos durante años, aunque no tengan demasiado sentido en ciertas ocasiones.

1.- El CV debe ocupar sólo una página

Esto puede ser válido para alguien que acaba de graduarse, pero cuando se tiene algo de experiencia y se deben mencionar otros experticias como idiomas o manejo de diferentes herramientas, difícilmente una sola página puede contener toda la información.

Una diagramación de los principales datos, que destaque lo más importante y sea llamativa y agradable visualmente, aporta más a las posibilidades de obtener el trabajo, que una hoja con texto mínimo y denso, imposible de leer.

Si al empleador le llama la atención lo que ve, no tendrá problema en hojear dos o tres páginas, siempre y cuando aporten información relevante.

2.- No hay trabajos disponibles en ‘esa área’ en estos momentos

El mercado de trabajo pueden que esté complicado, pero suelen existir más oportunidades de las que se piensan. Los sites de búsqueda de empleo o anuncios publicados en impresos son una parte de ellos, pero existen otras opciones.

Hay que explorarlas todas, desde el consultar en persona a quienes conocemos, pasando por los anuncios en las webs de las empresas hasta las redes sociales. El abanico de opciones existe y para aprovecharlo, Workpolis recomienda tener un perfil profesional actualizado en las redes, el CV listo y por supuesto hablar con familiares y amigos sobre el tipo de trabajo que se está buscando.

3.- Existen épocas del año en las que no vale la pena buscar trabajo

Un gran porcentaje de las personas suele dejar de buscar trabajo en épocas como las vacaciones de verano o en Navidad. Pero la realidad es que las posiciones pueden abrirse en cualquier momento e incluso con ocasión precisamente, de ciertas temporadas.

Estas circunstancias pueden ser aprovechados, para buscar empleo, justo cuando muchos otros no lo hacen, lo que podría brindar una ventaja sobre el resto de aspirantes.

4.- Aumentar el número de aplicaciones, incrementa mis posibilidades de encontrar empleo

Más importante que enviar cientos de aplicaciones, es dedicar tiempo a adaptar el CV según cada candidatura a la que se opte. Es decir, investigar y mostrar que se sabe que cualidades y habilidades pueden ser útiles en la posición a la que se aplica. Una hoja de vida masiva, enviada a decenas de posiciones, es fácilmente detectada por los empleadores.

Por ello la cantidad, no necesariamente suplirá a la calidad de las aplicaciones realizadas.

5.- Si no he recibido respuesta en un par de días, tras mi aplicación, es que no me han dado el puesto

Contratar a un candidato para una vacante es un proceso que se debe tomar en serio y por ello puede que tome más tiempo del esperado. Especialmente cuando se realizan varias pruebas y preselecciones o existen muchas aplicaciones. Y en el ínterin, muchas son las cosas que pueden pasar.

Por ello, lo ideal es tener paciencia (aunque es más fácil decirlo que hacerlo) y mantener el teléfono cerca, al menos durante el mes siguiente a la aplicación. El proceso de selección puede durar varias semanas.

6.- Debo llamar a mi posible empleador para hacer un seguimiento de mi aplicación

Se suele pensar que esto acortará el tiempo en el que se demora en saber la respuesta de quien recluta y que muestra que estás realmente motivado.

Lo que, en la época en que se enviaban los CV por correo postal o se entregaban en mano, puede que fuese cierto, pero que en la era digital actual ha cambiado. Con cientos de aplicaciones para un puesto de trabajo a través de internet, si cada candidato llamara, los reclutadores estarían desbordados.

Otra razón por la que se sugiere no llamar a los seleccionadores, es porque puede que no logres hablar directamente con ellos y si después de intentarlo lo consigues, y  recuerda tu CV, estarás robándole tiempo antes de que estuviese en disposición de brindártelo. Puede terminar siendo una acción molesta para los empleadores, en vez de mostrar motivación y disposición.

7.- Lo que haga en mi vida personal en internet, no tiene que ver con lo profesional

Según Workpolis, un 91 por ciento de los empleadores aseguran que buscan información en las redes sociales sobre los candidatos, antes de decidir si los contratan. Quieren saber si serán buenos comunicadores, o si existen incoherencias entre lo que has escrito en tu hoja de vida y tu comportamiento, además de saber si se tiene un mínimo de sentido común a la hora de exponerse en las redes sociales, como la marca personal que se es.

Por supuesto que se deben usar todas las herramientas de seguridad posible para preservar la vida privada en las redes sociales, pero la falta de información en internet, también puede levantar las alarmas de los empleadores.

Por ello sugieren que en vez de ocultarlo absolutamente todo, se debe tener como regla general, el considerar Internet como un espacio público, donde no se publica o se escribe algo, que no deseas que vean otras personas, sin importar quienes sean.

8.- “Alguien me dará una oportunidad

Los empleadores no están para ‘dar oportunidades’, sino para buscar personas que contratar con la finalidad de cumplir con las responsabilidades de un cargo especifico.

Como candidato, la misión es demostrar como puedes convertirte en la persona que el empleador está buscando. Investigar sobre el cargo en profundidad, resaltar las habilidades pertinentes y las experiencias que mejor encajen con el perfil necesitado, son parte de una buena estrategia.

9.- El candidato más calificado obtendrá el trabajo

En la actualidad, el candidato que mejor ‘encaje’ en el puesto, será quien lo obtenga. Los gerentes buscan construir equipos funcionales y exitosos. Para lo cual debe buscar piezas determinadas, como por ejemplo que sea un candidato que tenga el mismo estilo de comunicación del grupo. Cuando una persona está no encaja con el equipo, departamento u organización, no importan cuantos títulos de las mejores universidades haya obtenido. No funcionará para ese trabajo.

Muestre confianza, sea amigable. Trata de construir rapport con su entrevistador. Una entrevista de trabajo no es un interrogatorio, debe ser una conversación agradable. Más allá de tener las cualificaciones necesarias, cuando se compite con otros que también las tienen, quienes suelen ser más agradables, logran quedarse con el puesto.

10.- Se han quedado con mi CV para una próxima oportunidad

Los empleadores dicen con frecuencia a muchos de los candidatos que no han sido seleccionados, que mantendrán su hoja de vida en la base de datos para futuras posiciones, pero en la mayoría de los casos, sólo se trata de un recurso para dar ánimos.

Lo normal es que cuando se abra una nueva vacante, el proceso comience desde cero. Por lo que se recomienda no poner las esperanzas en una aplicación anterior. Si acaso, vuelva a aplicar o busque nuevas oportunidades.

Una vez desmontados, estos mitos dejan de ‘robar’ tiempo y energía a los aspirantes que buscan trabajo, y que mientras más claro tengan el panorama, más asertivos podrán ser a la hora de presentar su candidatura.

loading...