10 jingles que forman parte de la cultura publicitaria de México

En México, a través de las generaciones, tenemos varios ejemplos que al escucharlos, automáticamente te generaran algún tipo de nostalgia por algún recuerdo del pasado.

jingles
Foto: YouTube.com/Apache

La publicidad siempre ha buscado impactar en los sentidos de los consumidores a través de la vista o del oído, todos esos registros que quedan en el cerebro y provocan que asociemos momentos de nuestra vida con productos de consumo.

Los jingles son una clara muestra de eso, y es que esas canciones de corta duración (de cinco a 60 segundos) y de fácil recordación lo podemos relacionar con el branding auditivo.

En México, a través de las generaciones, tenemos varios ejemplos que al escucharlos, automáticamente te generaran algún tipo de nostalgia por algún recuerdo del pasado.

Bubble Gummers (Los zapatitos más chavitos)

Charmín (Cha-cha-Charmín)

Mccormick (Póngale lo sabroso)

Tutsi bota (Bota y bota, y no es pelota)

Zest (Zest te vuelve a la vida…)

Coca-Cola (Ohh- ohh— ohh)

Genoprazol (Genoprazol para… la gastritis)

Fabuloso (…todo queda más fragante y oloroso)

Duvalín (A Duvalín no lo cambio por nada…)

Apache (Apache… duran duran duran)


Como todas piezas publicitarias que se desarrollan para realizar un campaña, es muy importante que antes de crear un jingle se realice una estrategia publicitaria y si ella determina que el camino correcto para alcanzar los objetivos de venta es el jingle, recién podremos pensar en esta pieza para comunicar.

El jingle tiene tres funciones principales:

Ser Persuasivos

Tienen menor rechazo a comparación de otras piezas de campañas publicitarias. La música es un buen soporte para el texto. Si la letra y la música son buenas, la recepción del mensaje está asegurada.

Facilitar el recuerdo

Los jingles suelen repetir muchas veces la marca anunciante como parte de la letra de la canción y al receptor de mensaje esto parece no importarle, ya que no suele ser tan forzado como cuando se nombra a la marca sin música.

Crear lazos afectivos

Si la canción es pegajosa, genera un buen clima, dando sensaciones positivas a quien la escucha. Por tanto ayudan a generar lovemarks.