1 de cada 3 de los españoles sufre síndrome postvacacional al volver al trabajo

Imagen: Bigstock

España.- Tras la vuelta de las vacaciones, una de las cosas que más se sufren es la depresión o síndrome postvacional al reincorporarse al trabajo tras el parón estival, al menos 1 de cada 3 trabajadores lo sufren, tal y como ha revelado un estudio de Adecco. Esta depresión postvacacional lo que hace es referencia a la sensación de falta de energía, tristeza o desmotivación que sufren algunos trabajadores cuando se reincorporan al trabajo.

Sobre todo, este síntoma, tal y como indica Adecco es característico de los países en los que los trabajadores disfrutan de largos períodos vacacionales, como es el caso de España, que ha sido analizado en ese estudio.

Además, por si aún no has sufrido este síndrome y quieres saber cuáles son los trabajadores que tienen más probabilidades de sufrir este síndrome después de las vacaciones. Estas son las características de las personas que tienen más probabilidades de sufrir este síndrome postvacacional:

  1. Duración de las vacaciones: los trabajadores que disfrutan de largos períodos vacacionales son los que tienen más dificultades para volver a la rutina.
  2. Tolerancia a la frustración y resiliencia: hace referencia al cambio de situación que se vive al finalizar las vacaciones y regresar a la rutina, ya que es más complejo para los que no saben gestionar los cambios de forma eficaz.
  3. Entorno laboral: si el entorno laboral es hostil y no se sienten valorados o no están motivados lo suficiente, son los que suelen susceptibles de sufrir depresión. También pueden sufrirlo aquellos trabajadores que realizan tareas repetitivas o se encuentren en un mal ambiente con sus compañeros de trabajo.

Para saber si tienes síndrome postvacacional, debes saber que los síntomas son diversos y cada personas los experimenta de una forma diferente y las señales más habituales son la apatía, el cansancio, la falta de energía y la dificultad para encontrarse en las tareas y, además, junto a estos, otros síntomas frecuentes son el nerviosismo, el estrés, la tristeza y los trastornos del sueño.