The Joneses: peligroso exceso del marketing

by Camila Gonzalez on 8-03-2013 Este artículo tiene 23,682

in Camila Gonzalez, Columnistas, Hoy en mercadotecnia

camilaglezb

Por Camila González
Twitter: @GFCam
Correo: camigonfo@gmail.com

Siempre cae bien una reflexión, y más en esta montaña rusa permanente del marketing en la que vamos montados sin freno. Hace unos días vi la película The Joneses -en español Amor por contrato- que critica los límites del consumismo, esas líneas difusas que todo lo permiten para lograr el “sublime” objetivo de la compra.

Todos, y en todo momento, estamos bombardeados; siempre se nos dice qué, cómo, cuándo, dónde y por qué comprar. Sobre todo el porqué. No nos venden yoghurts ni blue jeans, nos venden modelos completos de felicidad, de posturas frente al mundo, de familias correctas, de pensamientos adecuados… los criterios y las perfecciones de la vida siempre a la venta, y en una gama de precios inimaginables.

Pues les recomiendo esta cinta sobre una familia “perfecta” que llega a un suburbio de clase media alta en algún lugar de Estados Unidos con el único objetivo de venderse a sí misma. De vender justo lo que no es ni será, de crear paisajes fantásticos detrás de una imagen. Es una caricatura del patético límite en el que no puede caer la mercadotecnia, no debería caer. Al final, es un sarcasmo acerca de nosotros mismos y nuestra loca manía de ser como los otros, esa carrera interminable por el estatus y la posesión.

Es el conocido marketing viral, no el de las redes sociales de hoy, sino esa disfrazada estrategia para involucrar nuestras aspiraciones y expectativas sin que nos demos cuenta. Y es cierto que hay agencias que se dedican a eso. Conozco algunas que contratan chicas guapas para que coman en un restaurante o hagan ejercicio en cierto gimnasio, y así generen el efecto espejo: voy a comer allí porque quiero ser tan bella como ella, o voy a ese gimnasio donde va gente guapa como lo que yo seré o quisiera ser.

Está claro que la publicidad siempre pone barreras más altas de las que podemos alcanzar, y está bien que así sea, es su naturaleza al final, pero cuando las barreras nos llevan enredados a nosotros mismos es cuando la cosa se complica. Mesura, todo con mesura, sobre todo porque lo perfecto no existe, nadie se lo cree.

Este tipo de marketing, en mi humilde opinión, no me resulta sano ni ético. Se basa en lo fabricado y no en realidades, aunque digámonos la verdad, ¿qué es realidad sin fabricación?, ¿alguna parte del marketing no es fabricada? Tema ciertamente polémico. Lo importante es llamar a la ética en la profesión y volver a hablar de que seamos quienes somos, en transformación, pero siempre en dirección a mejorar la versión de nosotros mismos.

El autor de este artículo...

– que ha escrito 115 artículos en Revista Merca2.0.

Sigue en twitter a @GFCam

Contactar al autor

Únete a más de 20,068 lectores

Registra tu email en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios. Recibe merca20.com en tu email
  • https://www.facebook.com/Lic.KevinTiburcio Kevin Tiburcio

    Coincido contigo. Creo que necesitamos ser responsables y adaptarnos día con día a la sociedad.

    Por ejemplo, con el tema de las “Potato party” en Japón. McDonald’s debe tener control de la situación.

    Te dejo un artículo que escribí en el pasado Black Friday.

    http://www.merkaccesible.com/blog/un-merca-poder-conlleva-una-merca-responsabilidad-consumo-y-luego-existo/

    Un abrazo.

  • Adriana

    Está malísimo tu artículo.

  • http://www.twitter.com/StyloGeorge Jorge Patiño

    Sin entrar en dilemas entre si es ético o no, creo que la película “The Joneses” ilustra lo que sería si se llevase el marketing oculto a los extremos.

    He puesto esta película a mis alumnos en distintas clases, y todas las veces ha resultado en debates muy enriquecedores.

    Las marcas siempre generan una imagen en torno a ellas, mostrando lo que quieren que el consumidor piense de ellas (entonces podemos decir que el marketing es fabricado). Todos los seres humanos queremos ser más y ser mejores (el ser más muchas veces lo equiparamos al tener más). Así que, si un producto le ayuda a las personas a verse y sentirse mejor, está perfecto.

    El problema no creo que sea el marketing oculto, sino el excesivo consumo de productos sobre la capacidad de pago; ahí sí está el problema.

  • http://lunamarketing.mx Giovanni Garinian

    Coincido con Adriana, creo que tu opinión es muy distinta a la mía dado que te estás enfocando en cosas diferentes… si acaso te entendí bien, pues tu redacción es un poco rara… te refieres mucho al engaño que cometen los protagonistas Demi Moore, etc.. sobre sí mismos, lo cual a mi me parece irrelevante dado que hasta cierto punto en casi todas las industrias el vendedor lo que intenta proyectar a modo personal es lo exitoso que es, pues una persona exitosa seguramente (podría pensarse) lo es porque vende productos exitosos, pero al final, la ética considero que debería rondar en torno al producto, no al pretendido éxito del vendedor, aunque acepto que haya debate en eso… sin embargo, daría siempre más peso al tema de las mentiras sobre un producto y no las mentiras sobre el vendedor.

    Y shalalala, esta página siempre me borra mis comentarios antes de que termine de escribirlos… por cierto, coincido con Jorge.

    Creo que no hay nada en vender productos aspiraciones y estoy convencido que si una persona se endeuda por encima de su capacidad de pago no es responsabilidad del vendedor ni la empresa, siempre y cuando estos hayan entregado lo que prometieron.

    Es un tema largo para debatir, pero el tema central de mi comentario es en mencionar mi desacuerdo en abordar la relación de la película con el marketing bajo el punto de que los protagonistas se engañan a sí mismos, pues para empezar ellos NO son el producto y el conflicto en la película de hecho, jamás fueron los productos en sí. Es algo más que tiene que ver con psicología, y sí es una crítica, pero mi postura es que no es una estrategia no ética. Y sí, se usa todo el tiempo, por ejemplo se dice que Apple regaló muchos iPhones y iPods a los artistas como estrategia publicitaria, pues al usarlos generan una situación donde se les ve a esos dispositivos como algo aspiracional.

  • valeria Regina A.

    Dime algo, Camila González, de quién es en realidad el escrito que pones? tuyo o de esta persona http://es.scribd.com/doc/131721064/Analisis-de-pelicula ????

Previous post:

Next post:

Copyright 2012 MERCADOTECNIA PUBLICIDAD | Revista Merca2.0 - Todos los derechos reservados - Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este sitio sin la autorización por escrito de Grupo de Comunicación Katedra S.A. de C.V. Políticas de privacidad

Suscribirse (RSS)