El debate no fue en el WTC, fue en las redes sociales

by Joel Gómez on 8-05-2012 Este artículo tiene 1,451

in Columnistas, Hoy en mercadotecnia, Joel Gómez

joel gomez jpg

Por: Joel Gómez
Twitter: @JoelGomezMX
Email: abogado@joelgomez.mx

El pasado domingo 6 de mayo hubo múltiples razones para debatir:

•    Que por qué Salinas Pliego decidió no televisar el Debate de los candidatos a la presidencia.
•    Que por qué Televisa puso en el canal de las estrellas a los Pequeños Gigantes en lugar de transmitir ahí el Debate.
•    Que si era mejor ver el partido Tigres vs. Monarcas que el Debate.

•    Que cómo se le ocurrió al IFE permitir que la edecán Julia Orayen, ex conejita de Playboy, saliera con ese provocador vestido a repartir los “turnos” de los candidatos.
•    Que si lo mejor del debate fueron los 18 segundos en que apareció Julia Orayen.
•    Que si a Gabriel “escaneó” detenidamente a la ya famosa edecán.
•    Que si Gabriel fue “la revelación” del debate, o más bien los demás candidatos no lo pelaron.
•    Que si Josefina, Andrés Manuel y Enrique se la pasaron atacándose en lugar de exponer sus propuestas.
•    Que si Enrique ya no sentía lo duro sino lo tupido, mientras Andrés Manuel divagaba con retórica Santaniana y Josefina proponía a “los Avengers” como nueva policía.

Lo más importante para los partidos políticos: ¿quién ganó el debate? Al finalizar el debate, se publicaron encuestas al por mayor, cada una dando diferentes resultados, como es ya costumbre.

Lo interesante de toda esta parafernalia electoral fue que el debate no se realizó en el World Trade Center, el verdadero debate se llevó a cabo en las redes sociales, principalmente en Facebook y en Twitter.

Mucha gente no estaba preocupada en escuchar y analizar las propuestas de los candidatos (si es que las hubo), sino en encontrar los errores de Peña, López, Vázquez o Quadri para de inmediato lanzar críticas en un tweet o en el muro de Facebook. Los botones de “retweet” y “compartir” nunca habían sido tan explotados como en esas horas que duró el debate. Nadie veía ni reconocía los desatinos de su propio candidato, solo la paja en el ojo ajeno.

Algunos intrépidos se sintieron cronistas de futbol, y empezaron a relatar casi minuto a minuto lo que decía cada candidato, con el respectivo sesgo de sus preferencias personales, como si el debate no estuviera al alcance de YouTube o no fuera transmitido a nivel nacional en televisión abierta.

La creatividad mexicana en conjunto con las habilidades digitales de muchos internautas no podía faltar. Cientos de fotografías manipuladas y cartones de los candidatos circularon por horas en las redes sociales. Los chistes y burlas proferidas a los candidatos a veces llegaron a provocar roces y discusiones subidas de tono entre conocidos, amigos y hasta entre propios familiares. Gente que en tu vida te había escrito, te confrontaba y cuestionaba tus preferencias u opiniones políticas.

¿Y el objetivo del debate, se logró? Lamentablemente no. La gran mayoría estuvimos inmersos en una batalla campal en las redes sociales. Es prácticamente imposible escuchar, analizar y mantenerte al margen cuando tus cuates y followers están atacando continuamente a “tu candidato”, y los que no tienen candidato, se “entretienen” con los ataques y burlas del resto. Y si a este instinto natural de defender lo que te agrada (y atacar lo que no te gusta) le agregamos el elemento “ex conejita de Playboy”, pues desafortunadamente había muy poco espacio para la cordura y análisis de conciencia.

No ha pasado nada grave aún. Es el primer debate entre candidatos presidenciales en donde las redes sociales juegan un rol fundamental. Reitero lo que publiqué hace algunos meses: “El Cuarto Poder son las Redes Sociales”. Para el próximo debate, hagamos un esfuerzo por usarlas de forma que saquemos provecho todos de ellas. Que las críticas sean constructivas y razonadas. Cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Si queremos mejores gobernantes, seamos mejores ciudadanos.

El autor de este artículo...

– que ha escrito 96 artículos en Revista Merca2.0.

IT Lawyer, Professor & Speaker. Partner of the Law Firm LexInformatica. IP, Cloud Computing, Data Privacy & Social Media Legal Expert, Domain Name Disputes Guru

Sigue en twitter a @JoelGomezMX

Contactar al autor

Únete a más de 20,068 lectores

Registra tu email en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios. Recibe merca20.com en tu email
  • arturo tellez

    La televisiòn es OBSOLETA, esta DESCONTINUADA, la Internet a roto la “patente”
    Las redes sociales en contraposiciòn a la T.V., se diferencian porque la comunicaciòn es de doble vìa, del comunicador al receptor y viceversa… en la T.V. tan sòlo es del comunicador al receptor, esta incompleto el fenomeno de la comunicaciòn, en la internet esta completo con al recivirse “retroalimentaciòn”… en la T.V. quienes realizan los programas, lo hacen adjudicandose el hecho de que no reciben crìticas y por ende, todo esta bonito.
    En la internet cambia la cosa, pero, tales personas tratan de traer las costumbres de otros medios a este. lo cual no les funcionarà al final de los tiempos, pùes esta cultura de comunicaciòn de doble via, se esta arraigando cada vez màs…
    Entonces, un comportamiento en la Internet, donde todos los comentarios son positivos, no es normal, no es caracteristico de la internet y por consiguinte no es valido, por supuesto que hay una manipulaciòn a favor de quien comunica tales ideas.

  • Eugenia Salas

    Hola Joel, coincido en que el resultado del debate más que decepcionante, fue trágico, no solo por el papel desempeñado por los candidatos, sino también por la poca (o la casi nula) seriedad del IFE. Ok, “no ha pasado nada grave aún”, pero no exagero en calificarlo como trágico, porque los supuestos “desaciertos” de esta institución han provocado una terrible dispersión de la atención en el foco principal: las propuestas de los candidatos y el debate que surgiera entre ellos (que brilló por su ausencia). “Desacierto” que ha costado que el trendtopic principal sea la modelo y no el desempeño… (Incluso es de lo que se está hablando en otros países, no del debate, sino de la edecán del debate….)

    Es inevitable reírnos ante lo producido por la creatividad de los mexicanos, los chistes, las fotos, las imágenes producidas no se dejaron esperar, y bien sabemos que el chiste opera maravillosamente en nuestra cultura como un mecanismo de defensa… Pero en lo personal, cuando ocurren estos fenómenos en las redes sociales, la risa se me empieza a agotar pronto y surgen los cuestionamientos: ¿Por qué nuestra creatividad se queda hasta “ahí? ¿Qué compromiso hay en el “compartir”? ¿Nos estamos dando cuenta que en el fondo nos estamos burlando de nosotros mismos?

    Dejando la tragedia a un lado, debo decir que definitivamente resultó una experiencia interesante: cibernautas siguiendo el debate, comentando a través de las redes sociales, compartiendo “un algo” (ilusión? esperanza? decepción?) , sería interesante indagar qué sentía el mexicano al estar viviendo y compartiendo esta experiencia online. Y aún más interesante, ver qué resultados tuvo el debate (en el IFE y en las redes sociales) en el gran porcentaje de la población que votaría por “Ninguno”.

  • http://www.joelgomez.mx Joel Gómez Treviño

    arturo tellez Escribió:

    Entonces, un comportamiento en la Internet, donde todos los comentarios son positivos, no es normal, no es caracteristico de la internet y por consiguinte no es valido, por supuesto que hay una manipulaciòn a favor de quien comunica tales ideas.

    Coincido parcialmente contigo. No se trata de que todos los comentarios sean positivos, sino (como lo comenté en mi columna) constructivos y razonados.

  • http://www.joelgomez.mx Joel Gómez Treviño

    Eugenia Salas Escribió:

    Hola Joel, coincido en que el resultado del debate más que decepcionante, fue trágico, no solo por el papel desempeñado por los candidatos, sino también por la poca (o la casi nula) seriedad del IFE.

    Dejando la tragedia a un lado, debo decir que definitivamente resultó una experiencia interesante: cibernautas siguiendo el debate, comentando a través de las redes sociales, compartiendo “un algo” (ilusión? esperanza? decepción?) , sería interesante indagar qué sentía el mexicano al estar viviendo y compartiendo esta experiencia online. Y aún más interesante, ver qué resultados tuvo el debate (en el IFE y en las redes sociales) en el gran porcentaje de la población que votaría por “Ninguno”.

    Creo que la culpa del “trágico” resultado del debate la tuvimos todos, el IFE, los Candidatos y los Ciudadanos. No crees? Gracias por tu comentario Eugenia.

  • Eugenia Salas

    @ Joel Gómez Treviño:
    Sí, la responsabilidad es de todos. Es por eso que justo lo que me deja este suceso es ¿qué hace falta para canalizar esa creatividad y rapidez para hacernos realmente cargo de nuestra responsabilidad como ciudadanos? ¿Qué valor, qué compromiso implica para el cibernauta mexicano dar un clic en estos contenidos sobre la política del país? Mi temor, debo decir, es que al final de cuentas, sea mucho más fácil hacer 1000 clics para compartir tal cosa o indicar que “te gusta”, que hacerse cargo de lo que nos corresponde… Gracias por el espacio para la reflexión.

  • http://www.joelgomez.mx Joel Gómez Treviño

    Eugenia Salas Escribió:

    @ Joel Gómez Treviño:
    Sí, la responsabilidad es de todos. Es por eso que justo lo que me deja este suceso es ¿qué hace falta para canalizar esa creatividad y rapidez para hacernos realmente cargo de nuestra responsabilidad como ciudadanos? ¿Qué valor, qué compromiso implica para el cibernauta mexicano dar un clic en estos contenidos sobre la política del país? Mi temor, debo decir, es que al final de cuentas, sea mucho más fácil hacer 1000 clics para compartir tal cosa o indicar que “te gusta”, que hacerse cargo de lo que nos corresponde… Gracias por el espacio para la reflexión.

    A ti Eugenia, sin duda alguna tus reflexiones son valiosas y para tomarse en cuenta!

Previous post:

Next post:

Copyright 2012 MERCADOTECNIA PUBLICIDAD | Revista Merca2.0 - Todos los derechos reservados - Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este sitio sin la autorización por escrito de Grupo de Comunicación Katedra S.A. de C.V. Políticas de privacidad

Suscribirse (RSS)