El debate no fue en el WTC, fue en las redes sociales