Anuncio con la Reina de España crea polémica