57% de los padres de familia mexicanos sacrificaron vacaciones para costear regreso a clases