47% de los ejecutivos piensa que su empresa es altamente vulnerable a la corrupción y el soborno