4 claves para orientar tus acciones hacia lo que deseas

by Carlos Luer on 7-03-2013 Este artículo tiene 6,689

in Carlos Luer, Columnistas, Hoy en mercadotecnia

carlos

Por Carlos Luer
Twitter: @carlosluer

La semana pasada hablamos de tres aspectos importantes para desarrollar la automotivación como una habilidad que transforma nuestra voluntad y determinación en acciones que resulten en las cosas que deseamos. En la columna de hoy quiero concluir con otros cuatro puntos que considero indispensables para mantenerse motivado y alcanzar las metas que nos proponemos.

1. Encuentra la perspectiva correcta
Generalmente, las personas anhelamos obtener aquello que “pensamos” que satisfará alguna carencia que hemos identificado en nosotros mismos o nuestro entorno. Si bien en muchas ocasiones tenemos la oportunidad de entender “nuestro problema” con claridad, hay otras tantas que no alcanzamos a identificar atinadamente lo que necesitamos resolver. Es decir, comenzamos a trabajar y buscamos soluciones para cosas que, en realidad, no son el problema que “nos conviene” resolver.

Por ejemplo, podemos ver el caso de aquel señor que al tener pérdidas en su negocio se enfoca en reducir los gastos cuando el problema principal se debe que no genera los suficientes ingresos. Por supuesto que esto es sólo un ejemplo, pero muestra claramente la perspectiva desde la cual podemos analizar e identificar las cosas que queremos resolver. Si nos enfocamos en una perspectiva “incorrecta”, lo más seguro es que nuestro propósito será incorrecto y por consiguiente la motivación para seguir en el mismo terminará evaporándose.

2. Identifica metas grandes y divídelas en acciones pequeñas
Aunque es esencial saber a dónde queremos llegar, es muy importante dividir esa “gran” meta en acciones más pequeñas, identificables y controlables. Los grandes logros no se logran de la noche a la mañana, sino que son el fruto de una cadena de acciones coordinadas y orientadas hacia un mismo fin. En lugar de tener una gran meta como único objetivo, conviene dividirla en varias tareas que estén orientadas hacia la consecución de nuestro propósito. De esta manera, podremos medir nuestro progreso y evaluar el curso de nuestras acciones de forma mucho más realista.

3. Piensa, actúa y luego termina de pensar
Hoy por hoy, mucha gente se enfoca demasiado en la planeación buscando perfeccionar al máximo las cosas que posteriormente ejecutará y al final termina perdiéndose en una burocracia personal que lo desvía del elemento más importante de la automotivación; la acción. Hay que recordar que la automotivación, por definición, es el resultado de voluntad y determinación convertidas en acción.

Si bien es fundamental saber, de forma consciente, lo que queremos lograr, es mucho más importante comenzar a actuar una vez que se ha identificado el propósito. Si nuestro propósito no alcanza el suficiente nivel de acción en un momento oportuno, la motivación con toda seguridad se desvanecerá. En la medida que identifiquemos nuestros propósitos y avancemos en los mismos, éstos se irán modificando sobre la marcha hasta que los alcancemos.

4. Mantén la actitud adecuada
La actitud correcta no solo se refiere a trazar nuestras metas de manera positiva, personal y presente, sino también a mantenerse consciente en la construcción de hábitos que nos ayuden a alcanzar las cosas que queremos. Cabe mencionar que el desarrollo de hábitos es completamente diferente a establecer una rutina. Mientras que los hábitos son el fruto de una disciplina consciente orientada a obtener un resultado específico, la rutina es el resultado de un patrón de acciones de costumbre “inconscientes”.

Los hábitos tienen un propósito y apuntan gradualmente hacia la meta (Hago ejercicio porque deseo un cuerpo sano), mientras que la rutina no (Voy a ver televisión porque siempre veo televisión antes de dormir). En la medida en la que mantengamos la actitud correcta hacia nuestros propósitos, seremos más propensos a mantenernos motivados y lograr de manera consciente lo que queremos.

Recuerda que al encontrar tu propósito y abordarlo desde la perspectiva correcta, ejecutándolo en acciones realizables y medibles, con una actitud adecuada, te permitirá mantenerte motivado y será mucho más fácil alcanzar lo que deseas.

¿Cuál es tu propósito? ¿Conoces la perspectiva que mantienes frente a las metas que te propones? ¿Qué actitud adoptas para desarrollar hábitos que te ayuden a lograr lo que quieres? Te invito a que participes en este espacio y me sigas en @carlosluer.

El autor de este artículo...

– que ha escrito 64 artículos en Revista Merca2.0.

Profesional de Marketing, Brand Management y Licensing a nivel internacional, con experiencia en manejo de marcas globales en múltiples categorías, canales y plataformas.

Sigue en twitter a @carlosluer

Contactar al autor

Únete a más de 69,057 lectores

Registra tu email en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios. Recibe merca20.com en tu email

Previous post:

Next post:

Copyright 2012 MERCADOTECNIA PUBLICIDAD | Revista Merca2.0 - Todos los derechos reservados - Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este sitio sin la autorización por escrito de Grupo de Comunicación Katedra S.A. de C.V. Políticas de privacidad

Suscribirse (RSS)